El Desván colabora con...

lunes, 7 de noviembre de 2016

Mi opinión nº 79 "Crónicas de un padre primerizo, jugando a las batallas de tiempos pasados" de J.D. Álvarez.

¡Hola mis delicias!
Aquí estoy con una nueva opinión, la cual, espero que os guste.
Antes de nada quiero agradecer a Ediciones Atlantis el envío del ejemplar para su lectura y de paso, pedir mis más sinceras disculpas por la tardanza.

¡Muchas gracias!

Y sin más demora...
¡Vamos allá!

Autor: J.D.Álvarez
Editorial: Atlantis
ISBN: 978-84-945134-6-6
Género: Narrativa
Número de páginas: 184
Se narran vivencias y conversaciones con esa personita que justifica toda la existencia del padre en su condición de ser humano que vive por primera vez esa experiencia tan natural como extraordinaria que exige, por encima de todo, ejercer ese complejísimo papel de padre que nadie nos ha enseñado y que solo se aprende cuando se trae al mundo un hijo, otro ser humano al que hay que atender con absoluta entrega. Uno deja de ser el centro de su propia gravedad para trasladarlo al hijo que a partir de ahora será el único protagonista del relato de su vida. "Ser padre es el mayor acto de amor desinteresado que un ser humano puede llevar a cabo" La lectura del diario es fácil, amena, sincera, nada pretenciosa y muy lejos de toda la retórica auto-complaciente en su escritura. Las anécdotas fluyen con toda naturalidad aunque dando un valor sustantivo a las conversaciones entre el padre y un hijo ávido de respuestas a las preguntas obvias en esa edad de la inocencia. "Si la inocencia fuera un perfume, olería como un niño". Eduardo Aute


El tener que expresar con palabras como me ha afectado y lo que me ha transmitido este libro es complicado, pero no imposible, así que voy a empezar por el principio.

 Cuando recibí el ejemplar que la editorial de forma totalmente inesperada y desinteresada me envió, mi cara debió de ser un poema por dos motivos, me explico, lo primero que pensé es que se habían equivocado ja ja ja, y lo segundo es que me dió la sensación de que los astros se habían alineado en mi contra y lo irónico que puede llegar a ser el destino.

El motivo de estas reacciones es que, por motivos(valga la redundancia) que no vienen a cuento, fui privada de la posibilidad de crear vida y no sabía si estaría preparada para leerlo o no. La cuestión es que tardé bastante en leerlo, pero no por lo que imagináis, fue por motivos de salud, pero una vez que lo comencé ya no pude dejarlo hasta que lo terminé ¡y lo hice en un día! 

"Ser padre es el mayor acto de amor desinteresado que un ser humano puede llevar a cabo".

Mi suposición a la hora de su lectura fue totalmente errónea, es decir, me imaginaba la historia de un hombre que se entera de que va a ser padre se queda lívido, comienza a pensar que va a perder su libertad, que está acongojado e incluso superado por la situación, debido a ser partícipe en la creación de un nuevo ser y en lo que puede afectar a su futuro. Pues como bien os he comentado... craso error por mi parte. 

"Si la inocencia fuera un perfume, olería como un niño".

Las crónicas que nos cuenta Jota es una oda al vínculo paterno filial que mantiene con su hijo Raúl, alias garbancito/súper rayos X, a la perseverancia, a la esperanza, al amor incondicional, a la amistad, a la lucha diaria por mantenerse a flote, al esfuerzo, a hacer frente a los elementos de forma literal y metafóricamente hablando debo añadir, al respeto, a la admiración y adoración por la persona que se acaba convirtiendo en tu universo... y podría seguir así hasta mañana. La historia trata de un pequeñín de tan solo 3 años cuya intención es ser el reflejo de su padre. Las conversaciones tan trascendentales que mantienen ambos, la inteligencia que destila Raúl a pesar de su corta edad y de cómo racionaliza las situaciones a su infantil manera, dejándote en más de una ocasión totalmente patidifusa y ojiplática.


La historia contiene muchas y variadas reflexiones, algunas más descabelladas que otras, pero que por alguna razón tienen todo el sentido del mundo. Jota nos cuenta entre líneas... y a través de ellas, situaciones muy delicadas de su día a día y de su pasado, su trabajo, su entorno, lo notable qué es la admiración, cariño y respeto que le profesa a Aute, y a otras amistades que le rodean. 

"Le quiero con mi alma entera, mi piel, mi mente y espíritu... sencillamente le quiero. Mi niño, mi pequeño... el resto de palabras sobran".

Quiero dar un toque de humor, y ahora me dirijo a ti Jota, si a tí, por si lees esta opinión. Más de una mujer daría una extremidad por tener un marido como tú ¡eres una joya! Ah por cierto... me han entrado unas irrefrenables ganas de visitar Chiclana no sé porqué... ja ja ja. 

La manera de escribir de Jota es natural como la vida misma. Se nota que está muy versado en lo que al tema de la literatura se refiere. Es una lectura muy ligera y amena, logrando que durante la misma te sientas cómoda y empatices con Jota y Raúl de una manera arrolladora, al menos en mi caso. La letra es muy agradecida.


Me ha encantado el prólogo de Luis Eduardo Aute, porque es como en plan... ¡vaya fregados en los que me metes! pero está hecho desde el cariño y eso se transmite. Las ilustraciones de Javier Arroyo son preciosas y muy significativas respecto a la situaciónes. El epílogo de Juan Sánchez Vallejo es muy revelador e interesante y considero que, este libro que podría ser un cuento o como mínimo las partes que conciernen a Raúl, deberían ser leídas por otros niños, incluso padres, para usarlo como referente. Como siempre digo hablo por mí, es mi humilde opinión.

El libro consta de 184 páginas en total. Como bien os he comentado contiene un prólogo, las crónicas de Jota y un epílogo, todo aderezado con unas magníficas ilustraciones. 


 Por mi parte agradezco a Jota el compartir sus momentos con Raúl, tanto buenos como malos, por darnos a conocer a personas muy allegadas a él que tienen toda mi admiración, por su fortaleza y arrojo, y sobre todo y ante todo por confiar en mí para leer su realidad. 

 ¡Gracias Jota!
 Indudablemente os tengo que recomendar esta lectura sí o sí.


J.D. Álvarez (1974, Madrid)
Residió gran parte de su vida en el campo. A los 24 años, comenzó a trabajar profesionalmente en diversas editoriales mientras estudiaba en la Escuela de Letras de Madrid. Ha publicado en España la novela "El comedor de barro"(1997), el poemario "Nicotina"(2005), el libro de entrevistas a la fotógrafa Ouka Leele "Esa luz cuando justo da el sol"(2006), y diferentes relatos y poemas en las Antologías: "Lo del amor es un cuento" (1999), "Aldea poética II" (2000), "Tic-tac, cuentos y poemas contra el tiempo" (2007), “Maratón de Escritores” (2012). Prologó la novela “El invitado de Nunca Jamás”, de José Vaccaro y las antologías “Golpe a la violencia de género” (2014). En Bulgaria editó varios poemas en el periódico Dumata, y Kil, así como el relato "El tiempo y la guerra" en la Antología internacional de ciencia ficción Terra Fantástica. El poemario "Nicotina" y la novela "Fantasmas de Kensington" fueron traducidos y publicados por la Universidad de Sofía, Bulgaria (2010). En 2004 funda Ediciones Atlantis. En julio de 2014, y hasta la fecha, comenzó a colaborar con radio Inter (Intereconomia) en el programa de variedades “Ecos de Actualidad”. Tras las primeras intervenciones sobre el mundo de las letras y debido al gran interés de la audiencia, Alexia Cué y el periodista Carlos Cué (ex director del periódico YA), crearon dentro de “Ecos de Actualidad” la sección literaria “Te damos la palabra”, en la que J.D. Álvarez colabora y cuenta con una media de 120.000 oyentes semanalmente.









¡Y hasta aquí mi opinión de hoy!
Espero que os haya gustado, y si es así, comentéis y sigáis al Desván...
¡Siempre se agradece!






8 comentarios:

  1. Hola preciosa!
    aunque pinta genial no es una lectura que me apetezca leer en estos momentos, así que la dejo pasar. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa!!
      Lástima, la verdad es que está muy bien, pero para gustos los colores :)
      Gracias por comentar!
      Besos mallorquines!!

      Eliminar
  2. Ohhh me aprece que este libro vale mucho la pena, yo ahora mismo por motivos personales no podría leerlo, me resultaría muy duro, pero una vez sanado el dolor creo que le daría la oportunidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No me termina de convencer, lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    No es lo que ando leyendo y no me llama mucho la atención.
    Un beso 😘

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa !. Creo que ahora no me veo leyendo este libro quizás porque no tengo hueco pero más adelante le daré una oportunidad cielo. Fantástica reseña, besos y nos leemos 💋💋

    Delia---------------La guarida de los amantes.

    ResponderEliminar
  6. No doy a basto con las lecturas pero tiene buena pinta! Gracias por tu opinión
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa! Estoy totalmente de acuerdo con esta frase: "Si la inocencia fuera un perfume, olería como un niño". Me parece un libro muy tierno. Un besazo.

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!