El Desván colabora con...

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Mi opinión nº150 " Dime que te quedarás" de Corinne Michaels.

¡Buenas y frioleras tardes mis delicias!
Hoy os traigo mi opinión sobre un libro que no esperaba y que la editorial tuvo el detalle de enviarme y, he de decir, que lo he disfrutado como una enana.
Mi opinión de hoy es sobre...
"Dime que te quedarás"
de Corinne Michaels.
Antes de comenzar quiero agradecer de corazón a Roca Editorial y a su sello Terciopelo el envío (inesperado) del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: Corinne Michaels
Editorial: Roca Editorial
Sello: Terciopelo
ISBN: 978-84-945570-3-3
Género: Romántico
Número de páginas: 316
Una palabra: quédate. Era lo único que él tenía que hacer. Sin embargo, se subió a ese autobús y con él se llevó mi corazón. Eso fue hace diecisiete años. Lo superé, me casé, tuve hijos, un hogar, todo lo que siempre había soñado. Pero mi esposo me traicionó y de nuevo fui abandonada. Sola, sin dinero y con dos hijos, no tuve otra opción más que volver a Tennessee. Se suponía que él no iba a estar ahí. Tendría que haberme asegurado, sin embargo el destino en ocasiones es incontrolable. Esta vez, las cosas han cambiado. Es mi decisión. Las segundas oportunidades existen, pero no sé si podremos reparar lo que una vez se rompió.

No voy a añadir mucho más a la sinopsis ya que considero que nos pone bastante en antecedentes sobre el planteamiento de la historia. 

Después del abandono de su marido, a pesar de que Presley pensaba que tenía una vida estable y un verdadero hogar... debido a las enormes deudas que le deja y no encontrando otra solución para su situación tan precaria, decide volver junto a sus hijos gemelos a su lugar de origen, "Bell Buckle" (Tennessee), un pueblo sureño que dista mucho de disponer de las comodidades de California, y que además, había prometido no volver a pisar después de ser abandonada por su amor de toda la vida. En los pueblos se cuchichea y ella no desea tener que pasar por esa situación de tener que ir dando explicaciones de su regreso. Lo que Presley no espera es que la persona a la que más quiso, por la que lo abandonó todo y a quien no perdona el hecho de que la dejase... también regresó al pueblo y tiene que verse las caras con él, quiera o no, después de llevar diecisiete años sin saber nada de Zach, desde aquel fatídico día. Presley está saturada por toda la situación y lo que le faltaba era tener que lidiar también con él. El destino es bastante puñetero y caprichoso y ellos tienen muchos temas que discutir, asuntos que resolver y reproches que echarse en cara, pero también existe un dicho que dice que donde hubo fuego... brasas quedan... ¿Será ese el caso de Presley y Zach? ¿Conseguirán el perdón mutuo? ¿Verdaderamente existen las segundas oportunidades? 

De Corinne es lo primero que leo y os aseguro que me ha sabido a gloria, ya no solo por lo bella que es la historia, sino por su crudeza y profundidad. Pero ya llegaremos a ello a parte de, como siempre, hablaros de los personajes, pluma de la autora, qué vais a encontrar en esta novela y, por supuesto, mis impresiones. 

Los personajes de esta historia digamos que son casi todos y, luego os comentaré el porque, de momento os voy a dar a conocer a Presley y Zach

Presley: una mujer que creía tenerlo todo, un hombre que la cuidaba, dos diablillos que son su vida, una pastelería... hasta que un día su marido desaparece y su situación da un giro de 180 grados. Una mujer que siempre ha sido dependiente se encuentra con que su marido no era como pensaba. Ahogada por las deudas y con sus dos hijos, la desesperación le embarga porque sabe que, mal que le pese, su única opción es volver a casa, a Tennessee. Era una chica divertida, cariñosa, temeraria, confiada e inmadura, pero diecisiete años dan para mucho y la madurez, la cordura y la responsabilidad son sus conceptos más arraigados en la actualidad. Está dañada y se siente una fracasada por tener que volver a casa de sus padres. La aparición de Zach no hará más que empeorar la situación porque, aparte de la cantidad de problemas económicos que tiene, el miedo a que sus hijos no se aclimaten al rancho y lo perdida que se encuentra, debe lidiar con los sentimientos encontrados y el dolor que le provoca verle y recordar lo sucedido hace tantos años. 

Zachary: un rudo vaquero que en su día cometió muchos errores por su inmadurez y sus malas decisiones y, porqué no, por su egoísmo. Jamás pensó volver a ver a Presley, la chica por la que bebía los vientos en su juventud. Él ha seguido con su vida, al igual que hizo Presley en su día, y su aparición repentina en el pueblo con sus dos hijos lo deja totalmente descolocado e inquieto, ya que hay muchos temas que aclarar, dudas que resolver y secretos que sacar a la luz. Pero después de lo que sucedió Presley no se lo pone nada fácil, poco o nada queda ya de aquella chica de la que se enamoró. Aunque él también ha cambiado, es un hombre atractivo, con un gran corazón y temperamento, responsable, maduro, y bastante pícaro. 

Hay muchos personajes secundarios pero, como siempre, os voy a dar a conocer a mis preferidos aunque, dicho sea de paso, todos son geniales y muy relevantes. 
Angie: cuñada de Presley. Para ella es como una hermana, tiene mucho temperamento y mucho carisma. Intenta ayudar a su cuñada en la medida de lo posible, adora a sus dos sobrinos y no lleva nada bien que dejen California y se vayan tan lejos. 

Cayden y Logan: los gemelos de Presley, dos niños de diez años con carácteres muy dispares. Adoran a su madre e intentan apoyarle a raíz de lo de su padre, pero no dejan de ser niños y los cambios que sufren en su vida no son de su agrado y se lo hacen saber a su madre cada vez que tienen la oportunidad, haciéndola sentir culpable. 

Wyatt: hermano de Zach, es capataz en el rancho de la familia de Presley. Supone un gran apoyo para Presley a pesar de ser quién es. Es un provocador nato y su deporte favorito es sacar de quicio a Presley

Cooper: hermano de Presley. Es él quien se hace cargo del rancho de sus padres. Le guarda cierto resentimiento a su hermana por haberse ido en su día. Es bastante rudo pero con un gran corazón.

Trent: sheriff del pueblo y hermano de Zach, otro provocador como Wyatt. Bastante vanidoso, pero en el buen sentido, es igual de chinchoso con Presley que Wyatt.(Ambos hermanos creo que pueden dar mucho juego y me encantaría saber más de ellos, ahí lo dejo...) 

Grace: amiga del Instituto de Presley, es una mujer muy dicharachera y echada para adelante. Será la confidente de su recién recuperada amiga. (Este personaje creo que también tiene mucho juego para dar y mucho que contar, ahí lo dejo también...) 

Todd: marido de Presley, por su mala cabeza y pésimas decisiones y continuas mentiras, ya sea por cobardía o desesperación, decide optar por el camino más fácil, dejar a su familia a su suerte. (Con este personaje tengo sentimientos contradictorios.) 

Como os he comentado antes, para mí todos los personajes son protagonistas, ya que la autora los convierte en imprescindibles. Muchos de ellos son importantes pilares en lo que a la relación de Presley y Zach se refiere y también al poner ese punto de madurez y racionalidad en lo que respecta a la situación de Presley. En cuanto a si hay antagonistas si los hay, los que lo son por decisión propia, ya sea por venganza o envidia, y los que lo son de forma involuntaria y hacen daño o arremeten contra una persona en cuestión, tal vez como mecanismo de defensa. En definitiva, todos lo son a su manera, porque lo consideren necesario para provocar reacciones y dar más intensidad a la historia. 

Corinne ha sabido crear a personajes muy reales, con carácter, con iniciativa y con una fuerza que no todo el mundo consigue plasmar. El ver que tienen una gran fortaleza y a su vez que muestran sus debilidades sin tapujos es algo maravilloso. Complementa el romanticismo con el drama y con gran dosis de humor que hacen una mezcla perfecta para una buena lectura.

La pluma de la autora es sencillamente fantástica. Con un planteamiento, nudo y desenlace muy bien estructurados, desarrollados e hilados, con el trasfondo que contiene la historia y el don que tiene para sorprenderte desde el primer capítulo, y lo digo en sentido literal, ya que es absolutamente impactante. Las reacciones y emociones que provocan todas y cada una de sus páginas es algo magistral. 

La belleza con la que Corinne describe el entorno en el que se desarrolla la historia y el sentimiento que pone en la misma es fascinante y muy atrayente.

La historia está narrada en primera persona por Presley, aunque también hay algún que otro capítulo narrado por Zach. Me ha gustado el hecho de que haya varios saltos en el tiempo hacia atrás para poder comprender mejor a los protagonistas. 

Las escenas de pasión no son excesivas, pero sí muy intensas. Descritas con mucha clase y elegancia cuando corresponde y con más contundencia en otros momentos. 

El libro consta de 316 páginas, divididas en 35 capítulos de extensión media y un epílogo que me ha sabido a poco, pero bueno, como suelo decir es mi vena egoísta lecturil la que siempre exige más. El libro es autoconclusivo y el final queda totalmente cerrado. 

Esta novela es, definitivamente, para reflexionar y racionalizar la vida en sí y la capacidad del ser humano. Cuánto puede aguantar una persona hasta que termina tocando fondo, si hay cabida a las segundas oportunidades a pesar de lo que se ha perdido por el camino, el saber perdonar las equivocaciones y actos de terceras personas y que dichas equivocaciones y actos no nos acaben condicionando, ser capaz de resurgir de las cenizas ya no solo por nosotros sino por las personas que queremos, la conexión que se puede tener con una persona a lo largo de los años incluso en la distancia y saber que esa persona es con quién quieres estar ya que la consideras tu hogar, el miedo que todos tenemos a ser juzgados injustamente por situaciones que no hemos provocado, lo irresponsables que podemos llegar a ser en momentos de nuestra existencia, ya sea por egoísmo o por falta de madurez, que las cosas más sencillas pueden provocarnos una felicidad plena. El rencor y el resentimiento no son buenos consejeros, debemos dejarnos asesorar por la gente a la que le importamos porque nos digan lo que nos digan siempre lo harán por nuestro bien. Para avanzar sin tropiezos hay que evolucionar y, sobre todo, nunca olvidarnos de nuestras raíces y de mantener, o en todo caso recuperar, nuestra esencia que es lo que nos hace ser como somos, tanto con nuestros defectos como con nuestras virtudes. 

"Dime que te quedarás" es una historia de superación personal, de segundas oportunidades, de perdones y lo sientos, de recuperar nuestras raíces y no cerrarnos al amor por miedo a equivocarnos. Monstruos contra los que luchar y salir victoriosos, una historia llena de dolor, incredulidad y sentimiento de perdida y traición. Puedes quedarte o no... pero el destino es caprichoso y hace que los caminos se vuelvan a cruzar para siempre. Si os gustan las historias con romanticismo y drama a partes iguales esta es vuestras novela, yo sin duda recomiendo su lectura y es una de mis novelas preferidas de este año. 


Corinne Michaels, autora best seller en EE.UU, ha publicado diez novelas románticas que se han convertido en auténticos fenómenos de venta en su país natal. Está felizmente casada y es madre de dos hijos. Corinne está trabajando en su próxima novela.



    





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentad y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




2 comentarios:

  1. La parte del romanticismo me gustaría seguro pero la parte más dramática me asusta porque lo paso mal con los protas.

    Besos y gracias por el descubrimiento.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo tantas pero tantas ganas a esta historia que ya la tengo conmigo jajajajajaj así que ya te contaré que tal, por el momento te puedo decir que con lo poquito que leí aquí ya me tiene conquistada
    un bes🖤

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!