El Desván colabora con...

lunes, 29 de enero de 2018

Mi opinión nº158 "Bailando espero al hombre que yo quiero" de Shirin Klaus.

¡Buenos días mis delicias!
¿Que tal ha ido el fin de semana?
Espero que hayáis disfrutado mucho.
Pues aquí me tenéis, otro día más, para traeros la opinión de una de mis últimas lecturas. En esta ocasión es sobre...
"Bailando espero al hombre que yo quiero"
de Shirin Klaus.
Quiero agradecer a Zafiro eBooks y a Planeta, el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: Shirin Klaus
Editorial: Planeta
Sello: Zafiro eBooks
ISBN: 978-84-08-18123-1
Género: Erótica/contemporánea
Número de páginas: 309
Manu es el culpable de que mi novio me haya dejado. Lo sé. Ese juerguista mujeriego ha conseguido que Javi quiera más mujeres en su vida. Maldito Manu, que disfruta no siendo más que un trozo de carne y haciendo que la temperatura de la sala suba en cuanto empieza con sus clases de Zumba. Pero si eso es lo que a él le gusta, ser deseado y disfrutar del sexo, no tiene nada de malo que yo me aproveche. ¡El papel de clavo que saca otro clavo le va que ni pintado! Que quede claro que yo jamás saldría con él, que no lo quiero de novio ni borracha, pero… a nadie le hace daño un baile. Ya sea en la pista o en la cama.

Quién le iba a decir a Nuria que su relación con Javi, aparentemente sólida, de quince años se iba a ir al traste porque, el susodicho, necesita vivir la vida y disfrutarla a tope. Su ira y rencor ciegan su raciocinio y culpa de su desgracia a Manu, compañero suyo del colegio de toda la vida y amigo de Javi. Al saber de su reputación de picaflor y mujeriego, centra en él su venganza, pero lo piensa mejor y decide que si ellos pueden echarle la caña a cualquier mujer... ¿Porqué ella no puede hacer lo mismo con cualquier hombre? ¿Y porque no hacerlo con el buenorro de Manu? utilizarlo para sacarse la espinita que tiene clavada, eso sí, será algo temporal hasta que encuentre la persona ideal con quién crear una nueva vida. A ritmo de Zumba, Nuria y Manu darán rienda suelta a la pasión. ¿Será capaz Nuria de mantener una relación así?, ¿Conseguirá Manu que ella deje de verle como a un mujeriego?, ¿El destino jugará a favor o en contra de ambos?. 

¡Pues vamos a empezar!, esta es la segunda novela que leo de la autora y me ha encantado, aunque siendo sincera... me ha sabido a poco y me ha dejado una pequeña sensación de frustración o tal vez vacío, peeero os diré el porqué a su debido tiempo, así que voy a dar comienzo con la opinión como ya sabéis que siempre hago. Os hablaré de los personajes (principales y secundarios), pluma de la autora, mis impresiones y reflexiones y lo que vais a encontrar en esta novela. 

Voy a daros a conocer a nuestros personajes principales: Nuria y Manu

Nuria: es una mujer inteligente, muy racional, insegura en ocasiones, trabajadora, íntegra, convencional y muy madura, pero a su vez... tiene un pronto que hace que tiemblen las paredes y una boca de camionero de aúpa si se le provoca. Regenta junto a su madre y su hermana el hotel familiar. Tiene el defecto de que lo que pueda pensar la gente le afecte y le condicione, coartando en cierto modo, que disfrute de la vida plenamente y de las emociones que se le puedan presentar. Cuando se mete un par de lingotazos se desinhibe y es muy divertida. 

Manu: un macizorro que imparte clases de zumba. Es muy divertido, extrovertido, provocador y un zalamero, pero a su vez, tiene un lado muy tierno y es muy pasional. De pequeño Nuria le tenía enfilado y tiene cicatrices que lo demuestran, aún así siempre llamó su atención, pero ella no le hacía ni caso. Cuando Nuria le propone mantener sexo sin compromiso no duda en aceptar, es la oportunidad de su vida de saber que siente por ella y de hacerle ver que la reputación que le precede no es tal y como la pintan. Su infancia no fue fácil y su familia siempre ha sido la comidilla del barrio. 

Los personajes secundarios son geniales y me han encantado todos y cada uno de ellos, aunque unos más que otros, debido a ciertos comportamientos y prejuicios. Os los voy a dar a conocer si os parece bien. 

Miriam: amiga de Nuria, una mujer extrovertida, simpática y con un punto de locura que hace que haya cierto equilibrio y armonía en su amistad con Nuria. Es poco constante en lo que a actividades se refiere, excepto en zumba claro. 

Lena: hermana de Nuria. Su carácter es muy similar al de Miriam. Le encanta chinchar a su hermana y, en algunas ocasiones, es un poco melodramática, cosa que hace que nos haga pasar momentos muy divertidos y otros no tanto. 

María: madre de Nuria y Lena. Una mujer luchadora que sacó adelante su hotel y que, con el tiempo, ambas hijas se hicieron cargo junto a ella. Una mujer bastante conservadora, con demasiados prejuicios para mi gusto y con mucho carácter. Adora a sus hijas y solo quiere lo mejor para ellas, aunque a veces signifique que no sea lo mejor para ella misma o lo que verdaderamente esperaba. Tiene una afición que me ha llamado mucho la atención y me ha hecho reír muchísimo, sobre todo porque consigue arrastrar a Nuria y a Lena con ella. 

Javi: ex pareja de Nuria, un hombre con complejo de Peter Pan, un infiel patológico y un chulito de tres al cuarto. No siente ningún remordimiento por romper con Nuria, es una persona egoísta y bastante repelente. 

Dorothy: y no me refiero a la del Mago de Oz... esta mujer será crucial en lo que al destino de Nuria se refiere. Este personaje me ha encantado. 

Lucas: un cliente asiduo del hotel que va a ser relevante en la vida de Nuria

¡Cómo me gusta esta autora!, y ahora que ya lo he dicho y me he quedado más a gusto que un arbusto voy a empezar hablando de su pluma. 

La pluma de Shirin es fluida, dinámica, con un desparpajo sin igual, con mucho trasfondo pero plasmándolo con un lenguaje coloquial la mar de ameno. Los diálogos son igual de fluidos y abundantes. Cierto es que hay bastante narración, pero es necesaria para conocer los sentimientos y sensaciones de la protagonista. Los monólogos que mantiene consigo misma son mortales y en muchas ocasiones se dirige al lector/a como haciéndote partícipe de su historia, algo que me apasiona. 

El planteamiento, el nudo y el desenlace están muy bien desarrollados y estructurados, manteniendo una línea constante con sus altos y bajos, en lo que a emociones se refiere, es algo que hace que no puedas parar de leer y lo devores en muy poco tiempo, sobre todo habiéndole añadido la autora trama a la historia, un toque de acción que, aunque puede resultar predecible a mi parecer, le da más vitalidad y relevancia a lo que es el trasfondo. Los toques de humor, los cuales creo que son muy necesarios, hacen que no pares de reír y te lo pases bien. 

Para mí lo más importante a la hora de leer una historia son dos cosas: conectar con los personajes y que me provoquen reacciones, sean las que sean y, en este caso, os aseguro que ha cubierto mis expectativas con creces en ambos casos. He reído a carcajadas, me han mantenido en vilo por la tensión del momento, me he indignado, me he emocionado y doy gracias a la autora por todas y cada una de esas reacciones. 

Ambos protagonistas son fantásticos, dinámicos y reales como la vida misma. La autora los describe con sus defectos y sus virtudes, con su lado sensible y más vulnerable a la par que su fortaleza y confianza en sí mismos. En mi caso conecté con ellos desde el principio y he vivido la historia de una manera intensa, como si perteneciese a la misma, y creo que tiene mucho que ver el hecho de que te hagan partícipe, como os he comentado anteriormente, al dirigirse a ti. 

Los personajes secundarios aportan luces y sombras a la historia y sin ninguna duda son primordiales en muchos momentos a lo largo del desarrollo de la historia (valga la redundancia). 

La historia está narrada casi en su totalidad en primera persona por Nuria, excepto del capítulo 36 al 39 que se narra en tercera persona desde la perspectiva de Manu y algún personaje secundario. El epílogo vuelve a ser narrado por la protagonista. Me habría encantado que Manu nos lo narrase de primera mano, pero es un tema de egoísmo lecturil, pero sé que la situación lo requería para abarcar más periferia y no perdernos ningún detalle de lo que sucede. 

Respecto a la frustración y al vacío que os he comentado al principio de esta opinión os voy a dar a conocer el motivo, y a la autora también, ya de paso. El desenlace es el que me ha dejado esa sensación agridulce y, porqué no, con ganas de estrangular a la autora 😉. Creo que es demasiado precipitado y me ha faltado más, ya que considero que era un momento crucial y cuando estaba deseando ver cómo se desarrollaba de forma más extensa dicho momento... me encuentro con el epílogo y me quedé bastante chof. Excepto por esta cuestión todo lo demás me ha entusiasmado. 

Las escenas de pasión que describe Shirin son súper divertidas, con un gran toque de picardía y subiditas de tono, pero en su justa medida sin resultar soeces. 

La novela consta de 309 páginas, divididas en 39 capítulos de extensión corta y un epílogo.

He disfrutado muchísimo con el "piki, piki", los movimientos de cadera de Manu, con los dos pies izquierdos de Nuria, con sus momentos "ley causa y efecto", es decir, acción... reacción, con los albornoces, el spanglish de Manu, sus dotes de asesora inmobiliaria, con la pelea del vaso misterioso... son tantos los momentos que podría seguir y seguir, pero me gustaría que lo leyerais para saborearlos y disfrutarlos. 

"Bailando espero al hombre que yo quiero" es una divertida historia donde el baile, la música y la pasión son sus principales ingredientes. Una novela con muchos puntos de inflexión entre los cuales se encuentran: el temor al qué dirán, el no dejarse condicionar y liberarse para ser uno mismo, el miedo a la pérdida y al futuro en general, que el destino es muy caprichoso y pone en tu camino a quien menos te lo esperas, los típicos prejuicios y juzgar a la ligera sin conocer toda la historia de esa persona, el amor incondicional a nuestros mayores, sus cuidados... en definitiva, una historia llena de humor, ternura, pasión y acción. Sin duda alguna por mi parte os recomiendo su lectura. 

Shirin Klaus es el seudónimo de la escritora Alba Navalón. Estudió Traducción e Interpretación en Murcia, donde vive, y es autora de las novelas Follamigos (2013), Luces, cámaras, corazón (2014), Las reglas de mi ex (2014), Corten, repetimos: ¿quieres casarte conmigo? (2015), Con corazón (2015), Quiérete, quiéreme (2016), No está el horno para cruasanes (2016), Cuando tú y yo rompimos (2017) y Bailando espero al hombre que yo quiero (2018).



        





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentad y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




4 comentarios:

  1. En esta ocasión voy a pasar, no me llama la atención. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo voy a dejar pasar que no me termina de convencer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me acabo de encontrar tu blog y me ha gustado muchísimo 😊 asi que me quedo por aquí.

    Saludos desde Annie's Place.

    ResponderEliminar
  4. Hola holaaaa!!!! Tiene buena pinta,me lo apunto. Un besazo

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!