El Desván colabora con...

miércoles, 11 de abril de 2018

Mi opinión nº173 "No está el horno para cruasanes" de Shirin Klaus.

¡Buenas noches mis delicias!
no sé por qué no se ha publicado antes la entrada, pero bueno, no pasa nada, dicen que nunca es tarde si la dicha es buena ¿no?
¡Pues hala! aquí os traigo mi opinión sobre un libro que me ha sorprendido pero que muy gratamente :)
"No está el horno para cruasanes"
de Shirin Klaus.
Antes de dar comienzo quiero agradecer a Esencia y a Planeta de Libros, el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!



Autora: Shirin Klaus
Editorial: Planeta
Sello: Esencia
ISBN: 978-8408182597
Género: Erótico/Contemporánea
Número de páginas: 377
Álex es un profesor de inglés que cada tarde va al gimnasio. Cuando él y sus colegas oyen a tres chicas burlarse de sus músculos, hacen una apuesta que ganará el primero que consiga acostarse con una de ellas. Álex se fija en Carla creyendo que será un polvo fácil para él; de hecho, está casi convencido de que le estará haciendo un favor, de que le alegrará el día, la semana, ¡el año! Sin embargo, el cazador resultará cazado, ya que Carla es mucha mujer y está a punto de abrirle las puertas de un mundo con el que hasta entonces Álex solo se había atrevido a fantasear. Enamorado hasta las trancas, ¿conseguirá Álex romper la coraza de la fría Carla?

Definitivamente cada vez adoro más la pluma y las historias de esta autora. Es que cuanto más la leo más me gusta y, lo que es mejor aún, más me engancha. No quiero añadir mucho más a la sinopsis ya que cuenta lo justo y necesario para ponerte en antecedentes. 

La premisa de la historia es la apuesta que hacen los chicos a raíz de los comentarios que las chicas hacen en el vestuario. Álex elige a Carla o, como la suele llamar, "Miss Miraditas". Con lo que no cuenta, en este caso Álex, es que Carla no le va a poner las cosas para nada fáciles y con lo que menos cuenta es con la intuición de ella en el tema de la puesta. Al final el que se ve contra las cuerdas es Álex, ya que si quiere ganar dicho apuesta, va a tener que hacer un trato con Carla, favor por favor... A partir de que aceptan, la vida de ambos, en especial la de Álex, dará un giro de 180 grados. Cuando conozca más en profundidad a Carla y sus preferencias amatorias, Álex entrará en una espiral de sexo y desenfreno que ni el mismo hubiese imaginado en sus mejores sueños. Pero a él no sólo le motiva esa faceta de Carla, le encanta su personalidad y compañía, en cambio ella es más fría y práctica en estos aspectos y, entre sus planes, no entran implicarse emocionalmente con nadie. Ella tiene un pasado que todavía rasca de vez en cuando la superficie y no le permite avanzar, todo lo contrario, la hace huir y levantar unas barreras emocionales muy sólidas a su alrededor. Preparaos por que esta historia entre Álex y Carla va mucho más allá de una puesta y favores mutuos... realmente os aseguro que os va a sorprender y a enganchar sin remedio. 

La verdad es que no sé ni por dónde empezar en serio... todavía tengo resaca tras su lectura. Lo impresionada y sobre todo sorprendida que he quedado con esta historia... es que no tiene nombre. Ojiplática, alucinada, satisfecha, impresionada... son sólo algunos de los sinónimos que se me ocurren ahora mismo. Pero antes de ahondar más voy a dar comienzo con mi opinión y lo haré como siempre, es decir, os voy a hablar sobre los personajes, ya sean principales o secundarios, pluma de la autora y sobre todo, sobre mis impresiones. 

Os voy a dar a conocer a nuestros personajes: Carla y Álex

Carla: una mujer de veintinueve años que imparte clases de matemáticas en un instituto. Va cada día al gimnasio para mantenerse y desconectar. Es una chica del montón, bajita, con su tripita y una gran "pechonalidad" (la verdad es que me he sentido muy identificada con ella), es una mujer segura de sí misma, sabe lo que quiere, tiene una gran personalidad y mucho carácter. Es una mujer que disfruta del sexo de una manera abierta y desinhibida, a pesar de los prejuicios de la gente. Tiene un gran sentido del humor y cero sentido de la vergüenza. Cuando intuye que algo pasa al ver que Álex, uno de los chicos del gimnasio, alias "Míster Musculitos", empieza a acercarse a ella y a insinuársele, empieza a indagar y al descubrir la verdad, decide aprovecharse y ser ella la que maneje la situación, haciendo que Álex haga el trato. Por una relación del pasado es una persona bastante fría y hermética en todo lo que tenga que ver con el amor, cerrando puertas que podrían hacerle avanzar y no comportarse, la mayoría de veces, de una manera egoísta y cruel sin pretenderlo, ya que el miedo la bloquea y lo usa como mecanismo de defensa. 

Álex: un profesor de inglés de treinta y dos años. Le gusta cuidarse y el gimnasio es su vía de escape y algo que hace que se sienta mejor consigo mismo. Todo lo que tiene de músculo lo tiene de bonachón, es amable, cariñoso, divertido y con una curiosidad e imaginación sin igual. Cuando acepta la apuesta ya tenía claro quién iba a ser la elegida, Carla sin duda, o "Miss Miraditas" como la ha apodado. Para Álex no es el prototipo de chica con quien suele tener relaciones íntimas, pero es que tiene un gran interés por su "pechonalidad", está convencido de que se la va a meter en el bolsillo enseguida y nada más lejos de la realidad. Cuando acepta el trato que ella le propone, lo hace sin dudar al verse un ganador seguro de dicha apuesta, pero la situación se le escapa de las manos en cuanto intima con Carla y le muestra un mundo lleno de morbo y posibilidades. El roce hace el cariño y no tardará mucho en engancharse a ella en todos los sentidos. La sensación de sentirse utilizado y como si fuera un trozo de carne, ya que considera que ella sólo lo quiere para tener sexo, le hará plantearse muchas cosas e intentar arrebatarle esa coraza auto impuesta para poder dejarse querer sin temor a ser dañada. Es una persona con inseguridades, muy emocional, apasionado, paciente y leal y para nada tiene cuerpo de croissant. 

Si ya en su día consideraba y considero que los protagonistas que crea la autora son fantásticos y muy peculiares, imaginaos con los de esta novela que son anteriores a las historias que había leído de ella. Son personajes de peso, con un humor genial, originales, naturales... en definitiva, especiales. Consiguen engancharte desde el minuto uno con su carisma, descaro, imperfecciones y saber estar cuando la ocasión lo requiere. 

En lo que respecta a los personajes secundarios, para mí, exceptuando algunos, el resto quedan en un segundo plano ya que la historia gira en todo momento alrededor de Carla y Álex, con lo cual, me reitero en que solo destacan algunos que están emocionalmente implicados en la vida de uno de los protagonistas, aunque inconscientemente también sufre y se ve afectado por dicha conexión el otro protagonista. 

Para mí los más destacados son... 
Antonio: una garrapata que se aprovechó todo lo que pudo y más de Carla. Es un caradura y un manipulador. Inconscientemente será el nexo de unión entre Carla y Álex

Sergio: alguien muy importante en la vida de Carla. Les une una amistad muy especial y ni el tiempo ni la distancia hará que desaparezca el aprecio que se tienen. 

Ana: sobrina de Carla. Una chica de diecisiete años con incontinencia verbal y... ¡con una poca vergüenza que no le cabe en el cuerpo!. Adora a su tía y con tal de verla feliz hará alguna que otra o travesura. 

Sebastián: aunque no interactúa en la historia, es una persona muy relevante en la vida de Carla. Siempre lo tiene presente y es, en cierto modo, el culpable de las inseguridades y los miedos de Carla a la par que la persona que más feliz la ha hecho hasta el momento. 

Lucas: compañero de gimnasio de Álex, es uno de los que forman parte de la puesta. El tiro le acabará saliendo por la culata al ver que le han pagado con la misma moneda, y vive en sus propias carnes lo que se puede llegar a sufrir. 

De la pluma de Shirin es evidente que solo puedo decir cosas buenas, porque es que me fascina. Es directa, fluida, constante, muy dinámica, elaborada, con un lenguaje coloquial fantástico sin palabras rimbombantes que lo estropeen. Los diálogos son abundantes, continuos y muy bien elaborados y desarrollados. Respecto al planteamiento, el nudo y el desenlace,,, ahí es donde me ha terminado de ganar, me explico, el planteamiento es predecible por el tema de la puesta y estás convencida de que ella, tarde o temprano, va a caer, pero el nudo... ¡madre mía! vaya giro más bestial ¡por Dios!. Para nada te esperas lo que esconde la historia. 

La autora consigue sorprenderte con una trama llena de morbo, sexo, sin momentos dramáticos en exceso, desenfreno y sentimientos a flor de piel. El desenlace me ha sabido a poco aunque el final está perfectamente cerrado, pero es que... ¡mi vena egoísta lectora me puede!. La novela es autoconclusiva y no deja ningún cabo suelto, como os he comentado anteriormente, el final está perfectamente cerrado. 

Las escenas de pasión son fantásticas, están descritas de manera detallada pero con mucho estilo. Les da un punto de diversión y morbo que te dejan de piedra. Me ha gustado que se haya arriesgado con unas prácticas que son muy usuales pero que no todo el mundo entiende. Es alucinante lo que se ha documentado sobre este mundo que describe con todo lujo de detalle. Yo que soy una lectora asidua a este tipo de lectura, he alucinado con el respeto y el mimo con el que la autora ha tratado el tema. 

La historia está narrada en tercera persona desde la perspectiva de Álex y Carla de forma aleatoria, en ocasiones conocemos la evolución de la historia a través de Álex en mayor medida, de los dos de vez en cuando, y de Carla en momentos clave y álgidos con una relevancia significativa. 

El libro consta de 377 páginas, divididas en 78 capítulos de extensión corta, algo fantástico ya que la lectura se hace aún más ligera, fluida y amena. 

¿Mis impresiones? 
Pues que he disfrutado de su lectura como una enana. Me ha encantado la cantidad de puntos de inflexión y reflexiones que contiene la historia, he disfrutado mucho de que, por una vez, sea la mujer la que tenga el control sobre la situación y sus acciones y decisiones, que el hombre no se avergüence de mostrar su vulnerabilidad, de perseguir lo que quieres sin miedo ni pudor a ser considerado un arrastrado por el hecho de que la persona merece la pena. Me he reído un montón con el momento bosque, los disfraces, el mono, el vídeo, la batidora, el revienta cojines, las clases orales... Pero también me he emocionado con los motivos por los que Carla es tan hermética y lo he entendido perfectamente, tanto a ella como a su comportamiento. El pasado... pasado está, hay que evolucionar y seguir adelante, nunca debemos olvidar, siempre recordar porque son situaciones que hemos vivido y forman parte de nosotros mismos. Que hay muchísimas maneras y formas de amar y de quererse. He empatizado con Álex ante la impotencia de no conocer a la verdadera Carla más allá del sexo, la falta de confianza, los celos, los miedos e inquietudes por parte de ambos. Me ha encantado la parte más morbosa de la historia, la pecera, el pasillo francés, el columpio... Lo irrelevante que resulta el físico al final ya que alguien que no es tu prototipo puede hacerte sentir cosas que no habías sentido nunca, que se muestran tal y como son con sus defectos y virtudes, con aceptación y generosidad, pero sobre todo y ante todo, el ver a los protagonistas expuestos completamente, tan perfectamente imperfectos que te dan ganas de llevártelos a casa. 

"No está el horno para cruasanes" es una divertida historia donde el morbo, la diversión y la pasión están asegurados, donde una apuesta dará paso a algo, más intenso, que hará temblar los cimientos de los protagonistas. Que un chico croissant puede ser tu presente aportándote amor y estabilidad y que, a fin de cuentas, el físico es algo efímero. Os recomiendo encarecidamente su lectura. 

Shirin Klaus es el seudónimo de la escritora Alba Navalón. Estudió Traducción e Interpretación en Murcia, donde vive, y es autora de las novelas Follamigos (2013), Luces, cámaras, corazón (2014), Las reglas de mi ex (2014), Corten, repetimos: ¿quieres casarte conmigo? (2015), Con corazón (2015), Quiérete, quiéreme (2016), No está el horno para cruasanes (2016), Cuando tú y yo rompimos (2017) y Bailando espero al hombre que yo quiero (2018).



        




(Disponible en todas las plataformas digitales, Casa del Libro, librerías y El Corte Inglés)


¡Pues hasta aquí la opinión de hoy!
Espero que os haya gustado y  si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




1 comentario:

  1. A mi también me gusto mucho y me sorprendió, de lo mejor que leí el pasado verano, 😘😘

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!