El Desván colabora con...

viernes, 13 de abril de 2018

Mi opinión nº174 "Presidente" (La Casa Blanca nº1) de Katy Evans.

¡Buenas tardes mis delicias!
Aquí me tenéis de nuevo con una nueva opinión (valga la redundancia) sobre una de mis últimas novelas leídas adquiridas en mi departamento preferido de El Corte Inglés...¡La librería por supuesto!.
Y dicha novela es...
"Presidente" 
(La Casa Blanca nº1)
de Katy Evans 
publicado por Principal de los Libros y su sello romántico Chic.
Así que sin más demora...
¡Vamos allá!




Autora: Katy Evans
Editorial: Principal de los Libros
Sello: Chic
ISBN: 978-84-16223-77-0
Serie: La casa blanca nº1
Género: Romántico
Número de páginas: 320
Sube la temperatura en la campaña electoral de Estados Unidos Charlotte conoció a Matt cuando era una niña y se enamoró platónicamente de él. Ahora, diez años después, Matt quiere ser el próximo presidente del país y Charlotte trabaja para él en la campaña. ¿Podrán evitar que su atracción ponga en peligro ganar las elecciones y llegar a la Casa Blanca?



La premisa de la historia es bastante detallada con lo cual considero que no debo añadir nada más a la sinopsis. De modo que voy a dar comienzo a mi opinión como suele ser habitual en mí, os hablaré de los personajes, principales y secundarios, pluma de la autora, mis impresiones y alguna que otra cosa que no ha acabado de convencerme. 

Si os parece bien os voy a dar a conocer a nuestros protagonistas: Charlotte y Matt

Charlotte: una chica de veintidós años, hija de un senador y trabaja en las oficinas de Mujeres del Mundo. Es una persona comprometida con la sociedad, discreta, bastante insegura, soñadora, frágil en ocasiones, muy bella, elegante y temerosa de llamar la atención debido a la educación que le inculcaron en su hogar y, sobre todo y ante todo, una gran patriota. Desde que tenía once años y conoció a Matt, no ha dejado de pensar en él y, a raíz de una carta que escribió con tan temprana edad, dirigida a él prometiéndole que si algún día se presentaba a las elecciones tendría su voto e incluso colaboraría en su campaña electoral no espera ni mucho menos que Matt le tome la palabra. Para ella es complicado estar tan cerca de él y a su vez ser tan inaccesible, pero es consciente de que antes de sus deseos desmesurados por él, está su país y la candidatura de su amor platónico. 

Matt: un hombre de treinta y cinco años que tiene la carrera de Derecho. Hijo de uno de los presidentes que gobernó durante siete años. Entre sus planes no entraba el presentar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, pero lo acaba haciendo como tributo a su padre y a las necesidades que el país requiere. Es un hombre sano, atractivo, amable, tiene un imán natural que atrae a las multitudes, muy comprometido, transparente y patriota hasta la médula. Una niña de once años consiguió llegar a su corazón por su naturalidad y sinceridad, por lo que decide tomarle la palabra de trabajar con él en su campaña electoral. La mujer que conoce hace que su corazón se salte varios latidos ya que dista mucho de aquella niña pelirroja con trenzas que conoció en su día. La atracción que siente por ella es imparable y hará lo posible por tener un acercamiento más íntimo con ella, a pesar de correr el riesgo de poner en peligro su candidatura y que se produzcan habladurías. 

En lo que respecta a los personajes secundarios, no es que haya un gran elenco y de los que hay, a mí parecer, pocos destacan en el desarrollo de la historia. Hay muchos que no interactúan prácticamente y me da la sensación de que están un pelín de relleno y no me han terminado de convencer. 

Los más llamativos, aunque no participen en demasía en mi opinión son... 
Los señores Wells: padres de Charlotte. Un matrimonio modelo que ha inculcado a su hija una educación y valores ejemplares. Siempre han deseado que se involucrase en política, cosa que a ella nunca le ha llamado la atención. El mayor temor de Charlotte es decepcionarlos o que se puedan avergonzar de ella. 

Eleanor Hamilton: madre de Matt. Un ejemplo de mujer por su serenidad y saber estar. No es partidaria de que su hijo se presente a presidente por miedo a las posibles consecuencias, ya que ella vivió en sus propias carnes los siete años de mandato de su marido y las terribles consecuencias que supusieron. 

Wilson: guardaespaldas de Matt. Mantienen una excelente relación de camaradería, él será el encargado de preservar la intimidad y de proteger los encuentros clandestinos que mantiene con Charlotte

De los personajes principales debo decir que, solo en ocasiones, han conseguido llegarme. En la mayoría de la trama me han resultado bastante planos y muy repetitivos, sobre todo por parte de Charlotte. El hecho de que la historia esté narrada en primera persona, creía que iba a hacer que los sintiese más cercanos y, lo más importante, conectase y empatizase más con ellos. Desgraciadamente no ha sido así, pero esta es mi opinión personal y, evidentemente, no llueve a gusto de todos. 

Respecto a la pluma de la autora, debo decir que es muy cuidada y elaborada. Los diálogos son fluidos y bien estructurados al igual que la narración, en su mayoría. La cuestión es que en algunas ocasiones la narración se me ha hecho un poco densa y pesada debido a lo repetitiva, como os he comentado anteriormente, que resulta la protagonista. Por poner algunos ejemplos: que es "el Príncipe de América", "El hombre vivo más sexy", la cantidad de cosas que es capaz de transmitir con su mirada, hasta carcajadas, algo que me resulta un poco surrealista. A la descripción de su cuerpo en general de manera tan meticulosa llegandome a resultar como un poco enfermizo por parte de la susodicha. 

Las escenas de pasión son descritas con bastante detalle y son intensas, no en todas ellas la autora se recrea en exceso, cosa que agradezco porque lo poco aburre y lo mucho cansa. 

Admiro la profunda investigación que ha realizado Katy en lo que respecta al mundo de la política. Nos habla del Partido Republicano, el Demócrata, el Independiente... que en este caso es Matt, la presión mediática, las argucias que utilizan para ganar votos de los ciudadanos, etcétera. Te explica, o mejor dicho, te da a conocer todo el procedimiento desde el momento en que se presenta la candidatura, pasando por los discursos que se realizan por todo el país, los eventos para recaudar fondos, los debates, las primarias, el trabajo concienzudo del equipo de campaña, hasta el día de las elecciones y votación final. 

La historia está narrada en primera persona por ambos protagonistas, aunque predomina la narración de Charlotte. La verdad es que me hubiese gustado conocer más desde la perspectiva de Matt pero no se puede tener todo... yo y mi vena egoísta lecturil, para variar. 

El libro consta de 320 páginas, divididas en 39 capítulos de extensión media, los cuales, van encabezados con frases o palabras que tienen mucho que ver con el capítulo en cuestión. 

¿Mis impresiones? 
Para empezar no os había hecho saber que es lo primero que leo de la autora y no será lo último ya que, independientemente de que esta historia haya sido floja a mi parecer, he oído hablar muy bien de sus anteriores trabajos. Katy intenta plasmar lo difícil que es decidir entre el deber y el corazón, muestra los miedos e inquietudes de los protagonistas, las ideas y cambios que el pueblo americano necesita de la mano de un líder comprometido, cercano e innovador. La espiral en la que se sumergen ambos dando rienda suelta a la pasión sin medir las posibles consecuencias, el anhelo, el sacrificio, el mantener las apariencias, lo implicados y lo patriotas que son, algo que para ellos está por encima de todo. Para mí esto último lo veo un poco excesivo, pero en cierta forma y, aunque suene contradictorio, lo puedo llegar a entender. El miedo a dañar de manera inconsciente al ser amado, lo importante que se considera no provocar habladurías, mantener el tipo, no decepcionar a nadie, querer mejorar y honrar un legado que dejó huella... la novela tiene bastantes cosas buenas, pero no me ha llegado a convencer del todo. Aún así voy a dar comienzo con la lectura de la segunda parte de la biología "Comandante", a ver si en esta ocasión la autora consigue sorprenderme y porque tengo muchísima curiosidad por conocer su desenlace. 

En este caso no procede ningún tipo de conclusión final, ya que creo que son bastante evidentes en mis impresiones. Lo dicho, es mi opinión personal y lo que a mí no termina de convencerme a otras personas seguro que les ha encantado, con lo cual, dejo en vuestras manos el darle una oportunidad o no a esta novela. 

Katy Evans creció acompañada de libros. De hecho, durante una época eran prácticamente como su pareja. Hasta que un día, Katy encontró una pareja de verdad y muy sexy, se casó y ahora cada día se esfuerzan por conseguir su particular «y vivieron felices y comieron perdices». A Katy le encanta pasar tiempo con la familia y amigos, leer, caminar, cocinar y por supuesto, escribir. Sus libros, entre los que destaca la saga Real, se han traducido a más de diez idiomas y es una de las autoras de referencia en el género de novela romántica y erótica de Estados Unidos.



          





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




1 comentario:

  1. Por ahora no creo que lo lea pero puede que mas adelante le de una oportunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!