El Desván colabora con...

viernes, 27 de abril de 2018

Mi opinión nº177 "El honor de Preston" de Mia Sheridan.

¡Buenas noches mis delicias!
Aunque sea a horas intempestivas, vengo con una nueva opinión de una de mis últimas lecturas.
"El honor de Preston"
de Mia Sheridan.
Antes de dar comienzo quiero agradecer a Phoebe Romántica el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: Mia Sheridan
Editorial: Ediciones Pàmies
Sello: Phoebe
ISBN: 978-84-16970-80-3
Género: New Adult
Número de páginas: 314
«Había una vez dos hermanos, gemelos idénticos, y aunque yo los quería a los dos, mi alma pertenecía solo a uno…». Annalia se ha criado en la granja de los Sawyer, y ha crecido junto a los hijos gemelos de los dueños: a Cole le dio su primer beso, pero con Preston le une algo más, algo mucho más intenso, y ella sabe que es amor puro. Preston ama profundamente a Annalia desde siempre, pero su sentido del honor, por su familia, por su gemelo, le impide conquistarla… Hasta que no puede resistirse más, y durante una calurosa noche de verano en la que sus mundos ―y sus cuerpos― impactan, se desencadena una serie de acontecimientos que alterarán sus vidas para siempre y que provocan que Annalia desaparezca. Pero Annalia regresa a la granja pasado un tiempo para reclamar lo que tanto ansía su corazón, y se encontrará a un Preston que no sabe si puede perdonarla y que no quiere arriesgarse a volver a sufrir. ¿Impedirán el orgullo y la amargura que Preston se abra a lo único que ha anhelado siempre? ¿Podrá Annalia arreglar algo que está irremediablemente roto? ¿Se puede perdonar lo imperdonable?

La historia se desarrolla en Linmoor, un pequeño pueblo agrícola que se encuentra en Central Valley (California). Una niña mexicana de origen humilde y dos gemelos, cuyo padre es propietario de una de las granjas agrícolas más prósperas de la zona, entablan una amistad inquebrantable a pesar de su diferencia de estatus. Con el paso de los años dicha amistad persiste, pero por parte de los tres, empiezan a despertar sentimientos encontrados a los que no saben poner nombre. La atracción hacia Annalia despierta en los gemelos, la necesidad de que sea suya, de alguno de ellos, y así el perdedor se retire y deje vía libre al ganador para ganarse el corazón de la chica. A través de una apuesta, Preston es el gran perdedor y debe echarse a un lado, a pesar de lo fuertes que son sus sentimientos hacia ella. Pero no se puede poner puertas al campo y, al final, ambos se dejan llevar por la pasión, por la necesidad y el anhelo que albergan el uno por el otro. Pero el destino es muy caprichoso y una sucesión de acontecimientos, hará que su vida de un giro de 180 grados. Lia se verá desbordada y fuera de lugar, impotente por no ser capaz de hacerse de valer y plantar cara a personas dañinas, por lo que decide huir. Seis meses después, Lia regresa con un claro propósito, pero Preston no se lo va a poner fácil, ya que se siente traicionado por su abandono y no se fía en absoluto de ella, y querrá que viva en sus propias carnes el calvario que ha tenido que soportar él tras su ausencia. ¿Es el honor lo más importante?, ¿Conseguirán sobrevivir sin salir más dañados si cabe en el intento?, ¿Habrá cabida para el perdón y la redención?, ¿Serán capaces de olvidar todo lo acontecido y darse una nueva oportunidad?. 

He de decir que Mia consigue subyugarme de tal manera con sus historias y sus chicos que, sufro tal resaca lectora que soy incapaz de leer nada más hasta que he reposado un par de días dicha lectura, y eso es muy bueno, porque no solo consigue tocarte el corazón si no hacerte pensar y dar vueltas a todas y cada una de las situaciones que se desarrollan en la historia. 

Pero antes de ahondar más, voy a dar comienzo con mi opinión. Os hablaré de los personajes, tanto principales como secundarios, pluma de la autora, mis impresiones y lo que creo que podéis encontrar en esta novela. 

Nuestros personajes principales, en esta ocasión, son tres: Annalia, Cole y Preston


“El amor duele”

Annalia: hija de una emigrante mexicana. Su vida no ha sido para nada fácil, ya no solo por la situación tan precaria en la que se encuentra, sino en la carencia afectiva que sufre por parte de su madre. Es una persona que al no haber tenido un referente para guiarla es una chica reservada, insegura, soñadora, siempre intentando pasar desapercibida, sin capacidad de darse a valer, incapaz de expresarse ante ataques o situaciones incómodas o difíciles y con un sentimiento de culpa que acarrea descomunal. Es una belleza morena, de cuerpo menudo y curvilíneo, pero lo que más destaca de ella son sus ojos... de un color verde pálido que, de cerca, contienen matices dorados, azul claro, azul oscuro y un verde más intenso, unos ojos que para ella siempre serán una penitencia. Es una chica vergonzosa, muy trabajadora y con una inocencia y un corazón que te desarman. Siente adoración por los gemelos Sawyer, sus únicos amigos, los que la aceptan tal y como es. Siente una irremediable predilección por Preston, ya que es el que está más pendiente de ella. 


“Eso no es molestar, solo es protestar, ¿vale?"

Cole: un chico extrovertido, muy divertido y desenfadado. Siempre está haciendo bromas y es el alma de la fiesta. Ayuda en la granja de sus padres, pero su sueño es viajar y ver mundo. Es un espíritu libre, un provocador nato y siempre consigue lo que se propone. Quiere para sí a Lia y no parará hasta conseguirlo, compitiendo contra su hermano por las atenciones de la chica. 


“Alguien os podría ver conmigo”

Preston: un chico responsable, parco en palabras, trabajador, muy maduro para su edad. Adora el trabajo en el campo, es su vida, y no tiene otro tipo de ambiciones. Es muy reservado, introvertido, serio y prudente, con un gran sentido del honor. Desde siempre ha albergado sentimientos por Lia, pero un pacto entre hermanos es sagrado para él, por lo que decide dejar el camino libre a Cole para conquistar a su amiga, a pesar de sufrir en silencio de amor por ella. Su necesidad de protegerla es abrumadora, al igual que la necesidad de cuidarla y apoyarla. 


“Un hombre bueno siempre cumple su palabra”

Sobre los personajes secundarios debo decir que hay un gran elenco, todos muy relevantes en el desarrollo de la historia y, os voy a dar a conocer a los que considero que destacan más. 

Gloria: madre de Lia, una mujer que ha sufrido lo indecible a lo largo de su vida, Una gran devota de la Virgen de Guadalupe, no ha sabido ni ha querido ejercer como madre de Lia, ya que solo con mirarla regresan recuerdos muy dolorosos del pasado. Es incapaz de mirar a su hija los ojos sin que aflore el odio que alimenta su corazón. 


“Las manos del diablo...”

Deirdre: la peluquera del pueblo, una mujer dulce y muy sabia que en un momento dado ayuda a Lia en más de un sentido. 

Alicia: compañera de instituto de Cole y Preston. Disfruta humillando y denigrando a Lia. Es fría, superficial y con una maldad sin límites. 

Rosa: una mexicana llena de bondad, carácter, carisma y mucho cariño para dar. Va a ser una persona muy importante en el nuevo comienzo de la vida de Lia, le abrirá los ojos e intentará ayudarla con sus inseguridades. 

Camille: madre de Cole y Preston. Una mujer bastante difícil y dañina en algunas ocasiones, es una mujer demasiado glamurosa para vivir en el campo. Ama a sus dos hijos, pero no puede evitar sentir predilección por Preston, del que siempre dice que es idéntico a su padre. 

Como no puede ser de otra manera, los personajes principales que crea Mia son entrañables, con grandes valores, muy vulnerables pero con mucho arrojo y pasión, también son personajes con mucho peso con los que conectas desde el principio hasta el fin y con quiénes empatizas de una manera irremediable por lo naturales y auténticos que son. 

Sobre la pluma de Mia me reitero en todas las opiniones que he escrito sobre todas y cada una de las novelas que ha escrito la autora (valga la redundancia). Es una pluma apasionada, cuidada, fluida y con un sentimiento sin igual. Es una mujer que te llega al corazón con una facilidad aplastante, consigue dejarte el alma en carne viva con las historias y los personajes que crea. En este caso es una novela muy compleja que hay que leer con detenimiento, para empaparte de todo lo que acontece en el desarrollo de la historia y poder ponerte en la piel de los personajes para entenderlos y conocerlos en profundidad. 

El planteamiento, el nudo y el desenlace no pueden estar mejor desarrollados e hilados. Es una constante montaña rusa de emociones y sensaciones, te mantiene en todo momento tensionada pensando en lo que va a suceder a continuación. Son maravillosos los saltos temporales que da la historia, ya que vemos la evolución y maduración de los personajes y de sus correspondientes sentimientos, para conocer el antes, el durante y el después, lo que hace que consigas implicarte más y entender muchas de las situaciones y decisiones, sean correctas o no, que toman nuestros protagonistas en todo momento. 

Las escenas de pasión en esta novela son pocas pero intensas y, siguiendo su línea, Mia las describe con mucho estilo y elegancia, con palabras no pronunciadas, pero con los sentimientos a flor de piel. No me han resultado escasas a pesar de que leo mucho género erótico, ya que las que hay son decisivas y la autora se centra mucho más en el desarrollo de la historia, en el trasfondo y la verdad es que lo agradezco como lectora al no añadir escenas de relleno. 

La manera que tiene la autora de describir los lugares donde se desarrolla la historia es sencillamente fantástica, ya que parece que te vieses transportada a aquellos parajes que tanto tienen que contar. 

La historia está narrada en primera persona por ambos protagonistas, dando saltos temporales entre el pasado y el presente de ambos, desde su niñez hasta la edad adulta. 

El libro consta de 314 páginas, divididas en 25 capítulos de extensión media, un prólogo y un epílogo. 

¿Mis impresiones? 
Esta novela de género new adult me ha fascinado al igual que todo lo que escribe la autora. Debo de admitir que en el prólogo juzgué a Lia por huir, pero conforme vas leyendo la historia, desde la perspectiva de ambos protagonistas, me he llegado a preguntar si no habría hecho yo lo mismo en el caso de encontrarme también en una situación límite. He adorado el roble colindante a la granja de los Sawyer, los viajes en bicicleta, las canciones de los 80, la lavandería, los campos de fresas, con el restaurante Abuelo's, los consejos de Rosa, la unión y el apoyo de la comunidad mexicana con sus congéneres menos favorecidos... He sufrido muchísimo con los prejuicios y cierto racismo por parte de prácticamente todo el pueblo, por la manera en que Preston y Lia no saben gestionar y, mucho menos, mostrar sus sentimientos, la soledad, el miedo y la tristeza de ambos,la necesidad de Lia por sentirse querida, por su incapacidad para hacerse oír y respetar, por las humillaciones que sufre... Me ha hecho reflexionar sobre lo duro que es dejar tu país para buscar un futuro mejor para tu familia, el hecho de que te hagan sentir que no perteneces a ningún lugar, a que te hagan creer que eres un lastre o que no vales lo suficiente. Que la casa no se construye por el tejado, que la falta de comunicación y la desconfianza puede tirarlo todo por la borda y perder lo que, verdaderamente, se puede llegar a denominar tu hogar, que el honor hay que dejarlo de lado a veces por lo que se quiere, que debemos ser más comprensivos y no cegarnos con nuestro propio dolor, culpabilidad y remordimientos, ya que puede resultar una actitud muy egoísta. Que las segundas oportunidades pueden ser acertadas o no, pero quien no arriesga no gana, que no hay nada más hermoso que alguien haga que te tiemblen las rodillas, que los parámetros no deben de condicionarnos y debemos aprender a vivir con ellos, que el no decir las cosas claras para no molestar es contraproducente, ya que debemos protestar, hacernos oír, poner palabras a los silencios, dejar las desconfianzas, intentar ponerse en la piel del otro para saber que siente esa persona... Son tantísimas cosas las que aporta esta novela que podría seguir y seguir... Pero quiero que lo descubráis dándole una oportunidad y dejándoos sumergir en esta historia llena de amor, reconocimiento y comprensión. 

"El honor de Preston" es una historia new adult muy intensa, sobre amores en las sombras, pactos entre hermanos, mucho sentido del honor y la historia de una chica que no consigue encontrar su lugar. Una novela llena de segundas oportunidades, amor, pérdidas y reencuentros, una historia que no te dejará indiferente por la amalgama de sentimientos que provoca. Para mí ya es una de mis lecturas Top de el año 2018. Sin ningún tipo de duda os recomiendo encarecidamente su lectura. 


MIA SHERIDAN vive en Cincinnati (Ohio, Estados Unidos) con su marido y sus hijos. Autora superventas (sus novelas han estado en lo más alto de las listas de The New York Times, USA Today y Wall Street Journal), su gran pasión es la de crear historias de amor sobre amantes que están destinados a estar juntos. Este es su sexto título en Phoebe después de La voz de Archer (2016), La decisión de Stinger (2016), La promesa de Grayson (2017), Kyland (2017) y La venganza de Ramsay (2018).



        





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!