El Desván colabora con...

miércoles, 9 de mayo de 2018

Mi opinión nº180 "Todas las benditas decisiones" (Everlasting Wound 2) de May Boeken.

¡Buenas noches mis delicias!
Sé que es un poquito tarde pero bueno, me he animado a daros a conocer mi opinión sobre otra de mis últimas lecturas.
Hoy es sobre...
"Todas las benditas decisiones"
(Everlasting Wound 2)
de May Boeken.
Antes de dar comienzo quiero agradecer a Phoebe Romántica, el envío del ejemplar en digital para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: May Boeken
Editorial: Ediciones Pàmies
Sello: Phoebe
ISBN: 978-84-16970-63-6
Género: Romántico/Contemporáneo
Número de páginas: 328
Después de la ruptura con Gary, Rebeka se refugia en casa de su hermano en Hallerburg, Alemania, para reorientar su vida e intentar olvidar cuanto antes al rockero norirlandés. Se siente perdida, herida y cabreada. Lo echa mucho de menos, pero se niega a recular e intentar arreglar las cosas con él. A base de juergas en el Rocco’s ―un peculiar bar ilegal―, los cuestionables consejos de su amiga Ana y una nueva amistad con su vecino Daniel ―un espécimen germano guapo a rabiar―, consigue recuperar el rumbo. Pero lo que tiene el amor es que viene sin avisar y a veces llega sin llamar… ¿Su relación con Daniel se convertirá en amistad-algo-más? ¿O existirán las casualidades cósmicas y volverá a aparecer Gary en su vida?


Rebeka después de terminar de una manera bastante dramática su relación con Gary en Nueva York, decide ir a casa de su hermano en un pequeño pueblo de Alemania y, aparece Daniel, Policía Federal y que además vive en la casa de al lado. Entre ellos se creará una gran amistad que, inevitablemente, acabará convirtiéndose en algo más. 

Para quien esté interesado en conocer mi opinión sobre la primera entrega de la bilogía puede acceder a ella pinchando (AQUÍ). 

No voy a añadir nada más a la sinopsis ya que nos pone bastante en antecedentes sobre esta segunda parte tan esperada y temida a la vez. Voy a intentar exponeros mi opinión sobre la novela con toda la honestidad y objetividad de la que dispongo, como siempre hago, y os aseguro de que no va a ser fácil para mí en algunos momentos. He de decir que me había creado ciertas expectativas con el cierre de la bilogía pero, sinceramente, no ha sido todo lo que esperaba en realidad. 

Quiero dar comienzo con los personajes secundarios que creo que tienen más relevancia en esta entrega, aparte de los personajes de la anterior novela que también hacen acto de presencia. 

Robert: hermano de Rebeka, acoge a su hermana en su casa sin pedirle explicaciones. Es una persona extrovertida y bastante liante, pero en el fondo es un amor de hombre. Vive día a día la lucha interna de su hermana e intenta apoyarla en la medida de sus posibilidades. 

Verena: novia de Robert, es alemana de pura cepa. Es seria, estricta, muy cuadriculada y parece que no siente ni padece. No se lleva bien con Rebeka por falta de afinidad. Es un personaje que al final me ha sorprendido muy gratamente. 

Heiko: amigo de Robert y Daniel. Es un cincuentón pervertido que trae de cabeza a Rebeka con sus comentarios soeces y su comportamiento más que reprochable y poco ortodoxo, pero a fin de cuentas es una persona positiva y el alma de la fiesta, consiguiendo levantarle el ánimo hasta a un muerto. 

Andrea: una persona muy especial en la vida de Daniel. Hará muy buenas migas con Rebeka, consiguiendo que se cree una conexión especial entre ambas. 

Erin: madre de Gary, una mujer de armas tomar, con un aspecto cándido bastante engañoso ya que, cuando se cabrea... ¡Cuerpo a tierra!. Adora a su hijo y sufre mucho por la actitud y el comportamiento que él adopta. 

Los que hayáis leído "Todas las malditas decisiones", ya conoceréis como son Rebeka y Gary. En mi caso os voy a dar a conocer la versión de ellos en esta segunda parte, pero antes de nada quiero presentaros a Daniel, el tercero en discordia por así decirlo. 

Daniel: un germano de más de metro ochenta, rubio y con ojos azules. Es bastante serio y discreto, carga consigo con una gran responsabilidad y tiene el corazón dañado. Es cariñoso, atento, cortés y muy comprensivo, lo que viene siendo el prototipo de hombre que toda mujer quiere para sí misma. 

Respecto a Rebeka y Gary no me han terminado de convencer en esta ocasión y, evidentemente, os voy a explicar el porqué. Quiero que quede claro que esta es mi opinión personal y que no quiero condicionar a nadie. Me reitero en lo de siempre, lo que a mí puede no terminar de convencerme a otras personas les puede encantar y viceversa. Y dicho esto voy primero con Rebeka. En esta novela he llegado a cogerle verdadera animadversión, por su comportamiento infantiloide, por su egoísmo, por su falta de valor y sobre todo por jugar a dos bandas. Me ha saturado bastante en un principio, con la espiral de autodestrucción en la que se sumerge. A mi parecer creo que ha jugado con los sentimientos de Daniel, intentando convertirlo en el reemplazo o sustituto de Gary

Respecto a Gary, en esta ocasión, veremos su lado más oscuro, más cruel y dañino. Está resentido con Rebeka y así se lo hará saber en cuanto tenga oportunidad. Sus fantasmas y secretos siguen ahí y por falta de comunicación o una cuestión de orgullo por ambas partes, dejan pasar el tiempo y sea por dolor o despecho, Rebeka quiere darle una oportunidad a Daniel

Daniel y Rebeka son como el agua y el aceite, es decir, esa relación no hay por donde cogerla más allá de la amistad, y menos por los sentimientos que ella sigue albergando por Gary y la manera de ser y personalidad de ella. Pero como Daniel le aporta seguridad, estabilidad y, sobre todo, tranquilidad y se aferra a él como a un clavo ardiendo, algo que considero muy injusto ya que en realidad lo utiliza. 

La pluma de la autora me sigue encantando, por su sencillez, su carisma y fluidez. Los diálogos están muy bien estructurados, son abundantes y fluidos y yo como lectora lo agradezco. Sí que debo decir que lo que es el planteamiento, el nudo y el desenlace están bien hilados, pero en lo que respecta a la narración de la historia... He tenido sentimientos encontrados y os voy a explicar los motivos. 

Digamos que el comienzo es precipitado, porque enseguida hace acto de presencia Daniel. Después la historia se vuelve bastante lineal hasta más o menos pasado la mitad del libro, porque toda la historia gira en torno a la relación de Rebeka y Daniel, y la verdad es que al resultar previsible cuál va a ser el final, pues es como que me ha sobrado muchísimo de esta parte. Luego en un momento dado da un pequeño giro cuando, por una situación delicada, Rebeka debe viajar a Bilbao. tras su vuelta a Alemania, a mi parecer, toda la historia se precipita de una manera descomunal hasta el final. He de decir que no esperaba que Gary apareciese tan tarde, pero tan...Tan tarde y me he sentido un poco chof la verdad. Hay momentos de acción, tensión y dramatismo en los que creo que la autora le podría haber sacado más partido, pero es mi opinión personal. 

También comentaros que desde mi punto de vista Ana ha destacado por encima de Rebeka en muchísimas ocasiones teniendo más protagonismo. Es la única que intenta poner un poco de cordura en la situación, hacer entrar en razón a Rebeka, darle un baño de realidad, cierto que a lo mejor no de la manera más acertada, pero aún así he conectado con ella más que con la propia protagonista. 

A la autora le encanta recrearse en las descripciones de los lugares en los que se desarrolla la historia, y es algo fantástico porque lo hace de manera amena y nada pesada. 

Las escenas de pasión... Al igual que en la primera parte de la bilogía son escasas, poco descriptivas y sin profundizar. Son más rosas, por llamarlas de alguna manera, pero es cuestión de preferencias, en mi caso me hubiese gustado que hubiesen sido un poco más picantonas y cañeras. 

En la historia predomina sin duda la música, algo que me gusta, de hecho, conforme voy leyendo busco en Youtube las canciones para, en cierto modo, intentar conectar con la escena en la que se escuchan dichas canciones con mayor facilidad. 

Debo admitir que me ha provocado mucha tristeza el no haber podido disfrutar de esta novela como me hubiese gustado, pero voy a seguir la trayectoria de la autora y la verdad es que me apetece leer más novelas suyas en cuanto las publique, ya que realmente me gusta la forma que tiene de escribir. 

Aunque a la gente le pueda parecer extraño creo que esta novela tendría que haber tenido el título de la primera, porque la verdad, la única bendita decisión que se toma es prácticamente al final del libro y, no es completamente por iniciativa propia de un personaje en cuestión y creo que se podría haber resumido todo en un solo libro, ya que gran parte del contenido de este en cuestión, sobra. 

La verdad es que me he divertido con los siete enanitos, en especial con Heiko, con la tendencia de Rebeka a asesinar azaleas, con las costumbres tanto de Alemania como de Irlanda del Norte, las bodas de perejil, la hamaca recalentada, los monólogos internos de Rebeka cuando no estaba en modo melodramático, con el videoclip, con el temperamento de la madre de la protagonista, con la mujer del baño... La verdad es que ha tenido sus momentos graciosos y también hay que darlos a conocer. He sufrido por Daniel ya que no solo basta con lo que necesitas sino con lo que quieres también, para mí es una persona muy altruista y generosa. He sufrido también con el amor dañino que se profesan Rebeka y Gary, por los momentos tensos que vivieron a lo largo de su relación, por los malos entendidos, por los silencios, por la falta de comunicación, por la poca paciencia, por la tendencia a huir... Pero no hay que tener miedo a luchar por lo que verdaderamente se quiere por muchos obstáculos que puedan poner en tu camino, pero siempre con la sinceridad por delante, con fuerza con arrojo y con valor. 

La historia está narrada en su totalidad y en primera persona por Rebeka. En este caso he echado de menos una barbaridad el conocer la perspectiva, ya sea de Daniel o de Gary, pero sobretodo de Gary, para poder conectar con él o, mejor aún, con ambos, incluido Daniel

El libro consta de 328 páginas, divididas en 38 capítulos de extensión media encabezados por frases que tiene mucho que ver con el capítulo en cuestión. A su vez, contiene un epílogo que concluye la historia cerrando por completo la biología. 

No soy capaz de poner conclusión ya que está plasmada en su integridad en mi opinión. En vuestra mano está darle una oportunidad a esta bilogía, no os dejéis condicionar nunca y juzgar vosotr@s mism@s tras su lectura. 



MAY BOEKEN es el seudónimo tras el que decidí escribir. Nací en Pamplona durante el frío enero del 83, aunque resido en Gipuzkoa y tengo una peligrosa ascendencia alemana, que a veces se descontrola un poco. De niña soñaba con ser periodista, pero actualmente me dedico al marketing en una empresa de comunicación, y tras varios relatos inacabados con los que he torturado a mis amigas, he dado rienda suelta a mi pasión escritora con la bilogía Everlasting Wound. Soy amante de los coches, la lectura y la música: me encanta el hard rock, sobre todo las baladas épicas que te dejan sin respiración (aunque en la intimidad es posible que me pilles escuchando a Lady Gaga o algún éxito de los 60). Mis amistades dicen que siempre visto de negro, pero eso no es del todo cierto: la tonalidad de mi ropa varía en función de mi estado de ánimo, desde el negro oscuro al negro chillón. Todas las benditas decisiones es mi segunda novela, tras Todas las malditas decisiones (2018, Phoebe).



      





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




1 comentario:

  1. ¡Hola! Muchas gracias por la reseña, la verdad es que pintaba bueno cuando empecé a leer tu opinión pero después por lo que contas me parece que voy a pasar de esta bilogía. No se porque me parece que a veces los autores quieren darnos un poco mas de historia y terminan embarrándola, quiza no sea este el caso.

    De todas formas muchas gracias. Besos desde Peekabook

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!