El Desván colabora con...

jueves, 24 de mayo de 2018

Mi opinión nº183 "Pon un fantasma en tu vida" de Rosa Grau.

¡Buenas tardes mis delicias!
Hoy os traigo mi opinión sobre una novela que me ha encantado y que quiero compartir con vosotr@s .
La novela es...
"Pon un fantasma en tu vida"
de Rosa Grau.
Quiero agradecer a Martínez Roca, sello de Planeta de Libros, el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!




Autora: Rosa Grau
Editorial: Planeta
Sello: Martínez Roca
ISBN: 978-84-270-4418-0
Género: Narrativa
Número de páginas: 368
La vida de Wilhelmina Josefina Frances Nelson, Willi para los amigos, cambiará por completo cuando pierde lo que nadie debería perder, su cuerpo. Su espíritu nos va a contar lo sucedido: para empezar, tenía un novio guapo e impresionante que decidió casarse con su hermana y, para continuar, recibió la herencia de su tío Philip, una vieja granja en la campiña inglesa, que incluía a la peculiar ama de llaves, la Sra. Moony, y a unos siniestros primos que no tienen el menor escrúpulo en quitársela de en medio… aunque con tan poca habilidad que «solo» la dejan en coma. La nueva Willi, audaz e incorpórea, con ayuda de Tommy, el fantasma de un proscrito del siglo XIX, intentará cobrarse venganza, arrebatarles un misterioso tesoro y recuperar su cuerpo. No contenta con eso, la joven conocerá el verdadero amor y el poder de los sueños.


Sin duda no puedo añadir nada más a la sinopsis ya que hace un resumen bastante exhaustivo de lo que a la trama de la novela se refiere. Así que iré directamente al grano y os hablaré, entre otras muchas cosas, de los personajes, ya sean principales o secundarios, pluma de la autora, mis impresiones y lo que creo que podréis encontrar en esta novela. 

Antes de dar comienzo con la opinión, os haré saber para quiénes no hayáis oído hablar de esta novela, que la autora la auto publicó en su día y ahora ha sido reeditada con nuevo título y portada. 

El título de la novela me encanta porque no puede ser más acertado y la portada... La portada que por cierto es maravillosa te da pistas sobre lo que acontece en la vida de Willi para que dé un giro tan drástico algo que de verdad me ha apasionado el hecho de que esté tan ligada dicha portada a la historia en sí. 

Os voy a dar a conocer a nuestra protagonista: Willi

Willi: es una chica menuda, morena, ojos del color de la medianoche y de rasgos asiáticos, algo que resulta curioso ya que su madre es española y su padre inglés. Pero es que su árbol genealógico es de lo más peculiar por su descendencia multicultural. Tiene veinticuatro años, es jovial, liberal, transgresora, risueña, bastante torpe, parlanchina y cabezona como ella sola. Ha vivido siempre a la sombra de su hermana pequeña y ha tenido que soportar sus mofas, desplantes, comportamientos más que reprochables y, lo peor de todo, presenciar con impotencia que se case con su novio sin arrepentimiento alguno. Es una persona muy inteligente que actualmente se encuentra en paro, bastante ingenua, prudente, insistente hasta la saciedad, persuasiva, y si se lo propone bastante cansina, pero es que forma parte de su encanto. A raíz de lo que sucede en la granja que hereda de su tío Philip, lo que hace que se le despierte su vena granjera... A parte de que su vida dará un giro de 180 grados, su forma de ver la vida también cambiará en todos los aspectos, haciendo que reflexione y procese su nueva condición de espíritu errante. El hecho de que en su camino encuentre a personajes la mar de pintorescos y variopintos, dispuestos a ayudarla y cuidarla conseguirá que salga a flote ese arrojo, ímpetu y decisión necesarias para descubrir el porqué de las malas artes de sus primos por quitarla de en medio. Verdaderamente es una chica muy especial que a pesar de sacarte de las casillas y ponerte de los nervios con su verborrea sin sentido, lo despistada e imprudente que es, consigue meterte en el bolsillo en lo que tarda un pestañeo. 


"Un fantasma tiene que hacer, lo que tiene que hacer"

Respecto a los personajes secundarios debo decir que hay un gran elenco todos son, a mí parecer, maravillosos incluidos los antagonistas, absolutamente todos forman parte directa y de manera activa en el desarrollo de la historia dándonos momentos fascinantes muy emotivos y ante todo y sobre todo momentos de risas, pero de ese tipo de risas que te salen del alma, totalmente espontáneas. En este aspecto la autora me ha ganado completamente. 

Os voy a dar a conocer a algunos de ellos, pero a poquitos, que quiero que los conozcáis disfrutando de esta fantástica historia.

Señora Moon (Mooni). Según la describe Willy es como un querubín mezclado con una matrona inglesa, es menuda, rubia con el moño bajo, cincuentona, con mofletes, de ojos claros y regordeta. Es una de las pocas personas que puede ver a Willi en su estado etéreo. Es el ama de llaves de Cedar Farm, una mujer bonachona con un carácter de mil demonios si se enfada y con complejo de mamá gallina. Hará todo lo que esté en su mano por cuidar y velar de Willi y sobre todo, porque no se meta en problemas. Cuando grita tiembla el centro de la Tierra y es una persona muy intuitiva y observadora, vamos, que no hay quien le de gato por liebre. 

Tommi: habitante de la granja. Un chico de dieciocho años con alma vieja por todo lo que ha vivido y visto a lo largo de su existencia. Su misión es ayudar a Willi en la ardua tarea de descubrir porque han querido matarla. Entre ellos y después de muchos tiras y aflojas y picamientos varios... Se crea una unión y una conexión que va más allá de lo que una mujer y un hombre puedan sentir. Es alto, rubio con la melena recogida en una coleta baja y unos ojos azules tan intensos que, igual desprenden la mayor calidez que te dejan clavado en el sitio por su frialdad. Es una pieza crucial en el desarrollo de la historia. 


"Quiero que sea feliz. Quiero justicia. Quiero la cabeza del que le haya hecho esto clavada en una pica. Quiero borrar de su rostro esa expresión de extravío. Quiero verla feliz, Y, por encima de todo, quiero permanecer a su lado y ser testigo directo de ello".

María Dolores (Lolita): hermana de Willi. La verdad que el nombre le viene como anillo al lado, me refiero a Lolita claro. Es alta, rubia, de ojos claros, vamos, la antítesis de Willi. De inteligencia tiene la justa para pasar el día, pero de mala baba y malas intenciones tiene para dar y regalar. Willi nunca se ha sentido querida por ella, todo lo contrario, ha llegado a pensar que la odia profundamente. Es una trepa de mucho cuidado y una desconsiderada, además de caprichosa. 

¡Y hay muchos más!: William, Josefina, Frank, Mari, Teresa, Sachiel, Carlos, Anthony, Margaret, Andrew, Aidam, Martín... Todos maravillosos y relevantes en la vida de Willi en mayor o menor medida, con mejores o peores intenciones. 

Si os habéis dado cuenta no os he dado a conocer a nuestro personaje masculino, que de hecho está en esta última lista, pero lo hago por darle un toque de misterio y que os provoque intriga a ver si así os animáis a leerla y podáis disfrutar, al igual que lo he hecho yo, de su bonita y ajetreada historia de amor. 


"Déjalo ya, Willi, no te esfuerces más o terminarás tirándote de los pelos. Mañana será otro día. Sí, tal vez mañana la cabezota esta se digne a hacerte caso y abre un ojo".

De Rosa debo decir que es lo primero que leo y me ha sorprendido muy gratamente. Esta mujer hace magia en el sentido literal y metafórico de la palabra. Huelga decir que voy a seguir leyéndola. 

La pluma de la autora es absolutamente fantástica, es de una fluidez admirable, muy cuidada y elaborada y con un lenguaje coloquial genial. Contiene bastante narración y los diálogos están muy bien estructurados y desarrollados, al igual que la narración propiamente dicha. Aparte de conocer a Willi como un ectoplasma y sentir su desesperación, me ha fascinado el hecho de que desde la primera hoja, la propia protagonista se dirige al lector para ponerle al día de su situación actual como fantasma, cómo ha llegado a semejante situación y te pide, sí te pide, que la ayudes a desentrañar el o los misterios, que encuentres junto a ella pistas, que seas partícipes de sucesos sospechosos, te cuenta sus miedos e inquietudes sus momentos de euforia, de soledad, sus divagaciones... Todo esto último es formidable pero el súmmum de el absoluto disfrute de la historia es que formes parte directa de la trama detectivesca. 

También me ha llamado la atención el hecho de que Willi habla consigo misma en el sentido literal de la palabra, habla con su cuerpo y la conversación unilateral no tiene ningún desperdicio.

La historia está narrada en primera persona prácticamente en su totalidad por Willi, excepto en un momento dado y relevante que lo narra uno de los personajes, también en primera persona. 

Las escenas de pasión no son excesivas y están descritas con mucha sutileza y estilo. Soy una persona que leo de forma asidua género erótico, es decir, que me gusta que las escenas sean más contundentes, pero os aseguro que, aparte de que es género romántico y no se suele profundizar tanto, no le hace ninguna falta porque son sencillamente fantásticas y suficientes. 

La novela consta de 368 páginas, divididas en 28 capítulos de extensión media/corta. Antes del primer capítulo hay, lo que yo considero un prólogo, en el que Willi nos pide ayuda para desentrañar el misterio sobre lo que le ha sucedido y explicarnos cómo lleva su nueva situación y cuál es dicha situación. 



¿Mis impresiones generales? 
Es una novela que he disfrutado como pocas este año. He sufrido, he despotricado como una camionera, me he reído a carcajadas, me he emocionado, me he enamorado de los personajes... Reacciones, eso es lo que adoro de una novela, que me provoque reacciones sean las que sean y conecte y empatice con los personajes, porque eso es signo de un trabajo bien realizado. Me ha encantado el cambio que da Willi a lo largo de la historia, su evolución, cómo madura más si cabe, como se vuelve más osada y más malhablada. Me he reído muchísimo con Caifás y la sudadera roja, con la facilidad que tiene Willi de sacar de quicio a Sachiel, el momento Eva Perón, el cambio de vestuario, la pelea de gatas, las interferencias con el más allá, con los piratas sanguinarios, el nuevo deporte olímpico de lanzamiento por la borda, con el momento sal y agua bendita, con Perico, con la bipolaridad de Mooni, con el mechón azul, la manta, con Chopped Marinado, con los sueños, con la inexperiencia de Willi como fantasma, con sus monólogos internos que mantiene consigo misma que, en ocasiones, no tienen ningún sentido por lo mucho que divaga y se acaba yendo por los cerros de Úbeda. Me ha hecho reflexionar sobre lo poco que valoramos la vida y las pequeñas cosas que nos hacen feliz, las consecuencias que pueden acarrear muchos actos que hayamos podido realizar a lo largo de nuestra vida, que la soledad, sólo en ocasiones, es una buena compañera, la impotencia de ser invisibles y no me refiero a sólo siendo un fantasma, lo malvada, codiciosa y envidiosa que puede llegar a ser la gente, pero a su vez, la cantidad de personas que, de manera altruista y con todo el corazón, te apoyan, te ayudan y te quieren de forma totalmente incondicional. Que hay tesoros cuyo valor va más allá de lo material. He adorado esos lazos de amistad, de amor y de necesidad que aparecen sin avisar, así sin más, y que se vuelven perennes. Pero lo que más me ha fascinado es que a pesar de la situación y todo el embrollo no he parado de reír desde la primera hasta la última página. 


"Pon un fantasma en tu vida" es una novela detectivesca muy divertida en la que intervienes de principio a fin, una historia llena de amor, amistad y malotes con pocas luces, con compañeros de aventura y un paladín que intentarán ayudar a Willi en su odisea. Una novela fresca y rápida de leer porque es completamente adictiva. Sin duda os recomiendo su lectura, para mí es una de mis lecturas top en lo que llevamos de año y tengo intención de, en un futuro no muy lejano, volver a releerlo. 

Rosa Grau nació en Alicante, donde vive con su familia. Su carrera de escritora empezó tras una reunión de amigos, en la que todos se quejaban de no tener recuerdos sobre su añorada y divertida adolescencia. Rosa, además de bucear en su memoria, echó a volar su imaginación y, sobre todo, puso en marcha el sentido del humor, el auténtico motor de esta novela.



    





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




2 comentarios:

  1. Muchas gracias, Isa, me has puesto una sonrisa en la boca y un nudo en la garganta con esta opinión tan incondicional de la historia. No sé qué decir, salvo gracias de nuevo. Me ha encantado tu reseña.

    ResponderEliminar
  2. No me llamaba la atencion pero despues de leer tu reseña me lo apunto que pinta la mar de bien.

    Saludos

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!