El Desván colabora con...

miércoles, 7 de febrero de 2018

Mi opinión nº159 "Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero" de Andrea Longarela (Neïra).

¡Buenos y lluviosos días mis delicias!
¿Cómo lleváis el temporal que está haciendo?
Yo la verdad que fatal, no me quito la bronquitis de encima ni a palos :(
¡Pero no pasa nada!
Aquí me tenéis de nuevo con la opinión sobre una de mis últimas lecturas.
En este caso es...
"Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero" de Andrea Longarela (Neïra)
Antes de dar comienzo quiero agradecer a Esencia y a Planeta de Libros el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!



Autora: Andrea Longarela (Neïra)
Editorial: Planeta
Sello: Esencia
ISBN: 978-84-08-17924-5
Género: Erótica/contemporánea
Número de páginas: 624
Eva sueña con conocer a un caballero que la venga a buscar en un corcel blanco y la bese siempre con los ojos cerrados, como ha visto infinidad de veces en las películas. El problema es que la realidad nunca es como la ficción, y tiene que conformarse con sexo una vez por semana y deshojar margaritas. Pero no solo de Eva va esta novela. También están Carla, su hermana, que ni siquiera se atreve a mirarse en el espejo, y mucho menos a reconocer que siente algo por un mejor amigo; Gina, que busca llenar sus vacíos bajo un cuerpo… o dos, y María, que desearía ir a un concierto de rock y liarse con el batería, pero no se atreve… Si crees que el amor tiene muchas caras, que existen muchas maneras de manifestarlo, de disfrutarlo y de vivirlo, esta historia es para ti.

¡Madre mía qué libro más intenso! tengo un resacón... que ni el de "Las Vegas", os lo prometo. De Neïra es lo primero que leo y decir que me ha encantado es quedarse corta. Es imposible añadir nada más a la sinopsis ya que se corre el riesgo de hacer spoilers como una catedral, así que la opinión de hoy se va a basar en los personajes, dándolos a conocer de una manera un tanto peculiar, ya que considero que para conocerles y comprenderles, tenéis que leer la novela. Os diría que "debéis" leerla, pero lo veo un poco extremista la verdad, es lo que yo pienso, después que cada uno haga lo que quiera, claro está. Aparte de hablaros de ellos también lo haré sobre la pluma de la autora, mis impresiones/reflexiones y qué vais a encontrar en esta novela. 

Vamos a empezar con los protagonistas... están las chicas: Eva, Carla, Gina y María y luego... están los chicos: ... así, tal cual, ningún nombre, solo os daré a conocer algunas pinceladas sobre ellos. Digamos que va a ser como un puzzle, os los doy a conocer a todos y luego miráis de encajar las piezas y adivinar o sospechar quién aparece en la vida de quién. ¿Surrealista?, ¿Divertido?, pues sí, porqué no. 

Voy a dar comienzo con Eva que, a fin de cuentas, es la narradora. No solo nos narra su experiencia propia, sino que como si de una voz en off se tratase nos da a conocer qué sucede con cada una de sus amigas, desde las sombras, susurrándonoslo bajito... ¡me encanta!. 

Eva: es una chica pizpireta, muy payasa, con una incontinencia verbal de órdago, con algunos ataques de cleptomanía cuando le tocan las narices y con más paciencia que un santo. Cuando una situación la supera le da la risa floja, algo que la mete en más de un apartado. Una chica del montón (pero del bueno ¿eh?), que solo quiere su final feliz. Pero la realidad no es así... el hecho de que te consideren y, por ende, te sientas como "la otra", no es plato de buen gusto para nadie. Es inteligente, disfruta de su trabajo que no es otro que hacer un poco más felices a "sus niños" de la residencia. Es una persona empatica, positiva, permisiva, debido a su carácter tan jovial y abierto, es observadora y tiene una mala leche que no le cabe en el cuerpo. A su vez, es fuerte, honesta, leal, enamoradiza, sensible y mordaz. Su mayor defecto o virtud es dejarse llevar en plan kamikaze sin medir las consecuencias y lo destrozado que pueda acabar su corazón. 

Vamos a seguir con Carla: es la hermana pequeña de Eva, una chica caprichosa, sin aspiraciones (de momento) en la vida. Tiene más mala leche que su hermana y, a veces, con sus aptitudes, puede resultar muy dañina, pero también tiene un gran corazón y enseguida se arrepiente y pide perdón. Lleva un lastre desde jovencita que no le permite disfrutar de su cuerpo y de los hombres como desearía. Es sacar el tema y es como si se hubiese abierto la caja de Pandora. 

Ahora le toca el turno a Gina: una chica napolitana que no tiene pelos en la lengua, ni vergüenza dicho sea de paso. A veces da miedito ya que por sus amigas sería capaz de cualquier cosa... cualquiera. Es un espíritu libre que aún no ha conseguido encontrar su sitio, aunque tampoco tiene prisa ya que disfruta de lo que la vida le pone delante de una manera natural. 

Y por último nos queda María: una chica que vive para y por los estudios. Ha sido criada de una forma severa, disciplinada y sobre todo conservadora en la que solo hay cabida para su carrera de medicina. Al ser un ratoncito de biblioteca está totalmente desfasada, ya no sólo por ser conservadora, sino porque su vida social es prácticamente nula, excepto algún que otro día que queda con las chicas. Es bastante retraída, hasta que se toma algún lingotazo y te hace sentir vergüenza ajena, pero desde el cariño, si es que no se le puede sacar a la calle... 

¿Qué tienen todas en común? 
Pues que son maravillosas, cada una a su manera y estilo. Pasan de estar matándose dialécticamente, a partirse de la risa en un nanosegundo. Son muy dispares y a la vez muy afines y, evidentemente, en la variedad está el gusto. Son como una piña en los momentos más difíciles y unas locas de atar cuando se tercia. Es la clase de amistad que, al menos yo, envidio de una manera sana. 

¿Queréis que os hable de los chicos? ¡pues allá vamos! 
Voy a hacerlo a groso modo y que cada uno haga sus conjeturas. Como bien he dicho... sin dar nombres. 

Tenemos al ricitos: viviendo anclado en el pasado, en el clasismo y el típico estereotipo de mujer diez. Los prejuicios lo hacen ser repelente y bastante dañino. Cuando necesita un catalizador para liberar parte de su frustración elije a quien no se achanta. Es hermético y en ocasiones superficial por la circunstancias vividas, pero a su vez, puede haber gente (o una persona en particular), que le haga reír y, en cierto modo, de componer algunos de los pedazos de lo que en su día fue su verdadero yo. 

Tenemos al jefe: un hombre acomodado, en sentido literal, en una vida de mentira, una falsa. Con miedo a la soledad y falto de cariño. Nunca promete un futuro, toma lo que quiere y a otra cosa mariposa, sin llegar a medir las consecuencias de sus actos. 

Tenemos al cocinero: un hombre honesto, trabajador y enamorado de alguien inalcanzable para él. Trata de que haya acercamientos pero solo recibe negativas. Los miedos y taras emocionales, pesan a veces más que los sentimientos. Es perseverante y con un gran corazón. 

Tenemos al marrano: sí, tal cual, un hombre que dista mucho de ser un modelo a seguir en cuanto a apariencia se refiere, vamos, que es el típico hombre que ningún padre querría para su hija. Pero es una persona que sabe escucharte, hacerte reír, te hace sentir especial y se preocupa de forma real y honesta por lo que te pueda suceder. También es un salido de mucho cuidado. 

Y por último tenemos al hippie: un espíritu libre que escapa del yugo paterno, de la responsabilidad, la sobriedad y las apariencias. Un hombre que se ha hecho a sí mismo y que vive felizmente como quiere y, sobre todo, haciendo lo que le gusta. 

Para mí todos y cada uno de ellos son los protagonistas de esta novela. Hay personajes secundarios pero no puedo profundizar, así que decido saltarme este paso y los voy a mantener en el anonimato. Ya os lo he dicho, quiero que los conozcáis a todos y cada uno de ellos, así que os recomiendo que os leáis la novela. 

¿Qué os puedo decir de los personajes? 
Que TODOS forman parte activa de esta historia coral que Eva se encarga de narrarnos. Son personajes reales, con sus altos y bajos, con sus malas pulgas y os aseguro que no son para nada el típico tópico de chicos y chicas perfectos y perfectas. Tienen defectos y virtudes, son vulnerables, pasionales, payasos, dañinos, vamos... que de lineales tienen lo que yo de sueca. Para mí son perfectamente imperfectos. 

¿Qué decir de la pluma de Neïra? 
Que es ocurrente, cruda, desgarradora, con mucho humor, con verdad, decadencia, estilo y calidad. Tiene más salidas que la boca del metro, con un trasfondo y un desgarro que te hacen estremecer. Todo aderezado con una prosa fresca, directa, sin palabras rimbombantes, yendo al grano, con unos giros argumentales brutales que te dejan ojiplática perdida. Hay bastante narración cosa que, a lo mejor en otras circunstancias se me habría hecho tedioso, pero es que la historia los requiere, ya que hay mucha tela que cortar. 

Los diálogos son fluidos, dinámicos, con toques ácidos al igual que la pluma de la autora. Es una constante y te mantiene enganchada como un mono a un árbol, por el hecho de que son tantas historias de diferentes personajes que... alucinas, giros argumentales a parte, porque no tienes un respiro y... ¡tampoco lo quieres!, y si no que se lo digan a mi presbicia que puede dar fe de ello, dos días me duró su lectura. 

¿Las escenas de pasión? 
Pues de lo más variopintas, es decir, son relaciones diferentes y personas distintas. Todos son fogosos y la autora describe con todo lujo de detalles cada escena. No se anda por las ramas en este aspecto, es visceral, directa y cruda, llamando a las cosas por su nombre, sin conservantes ni colorantes y, debo decir, que me ha encantado la variedad, sin tabúes... sencillamente me fascina. Hay más intensas o menos depende de la situación y el momento. 

¿Qué me ha parecido la novela? 
Pues totalmente diferente a lo que llevo leído hasta ahora y os aseguro que no es poco, que cuarenta y un años dan para mucho. No me esperaba para nada los derroteros por los que iba a caminarse la historia. Ya solo la manera que tiene de comenzar el capítulo cero... donde nos encontramos con una Eva, o mejor dicho, una sombra de lo que era, ya te hace ver que te va a dar a conocer y a hacerte participe de sus desgracias. Es la antesala de lo que la lleva a encontrarse en semejante situación. Y a partir de ahí es imposible parar de leer os lo aseguro. 

¿Qué es el amor?,¿Cuántos tipos existen? 
Uff... es complicado contestar a estas preguntas. El amor puede ser el mejor de los regalos o el peor de los errores, según se mire. Yo y mi reflexiones... pero es que es así, simple y llanamente. Existe el amor fraternal, el que se profesa a los amigos de verdad, el amor a la vida, a los animales... hay una gran variedad sin duda alguna. Los problemas llegan con los amores no correspondidos, con los que la mayoría de ocasiones te retroalimentas con cualquier muestra afectiva y no ves más allá. El sexo sin compromiso, que está bien, pero el problema llega cuando hay sentimientos de por medio, convirtiéndose en un arma de doble filo. Los amores pasados que vuelven a hacer acto de presencia confundiéndote y haciendo que pierdas un poco más de tu esencia. Los amores dañinos que sabes que no van a llevar a ningún lado. El amor de juventud que nunca te atreviste a confesar por miedo a perder la cercanía con esa persona. Lo dicho... es complicado. La cuestión es que hay una frase que uno de los personajes dice a menudo "o si quiere o no se quiere. Es simple, es fácil", y es una verdad universal. 

El libro consta de 624 páginas divididas en dos partes, la primera parte contiene en realidad 39 capítulos, ya que el primero es el cero. La segunda parte, al igual que la primera, contiene un capítulo cero, un primer capítulo y un epílogo. La verdad es que el diseño me ha resultado como poco curioso y fascinante, a la vez que comprensible debido a los acontecimientos que se van sucediendo. 

¿Mis impresiónes o reflexiones? 
Pues a ver... el hecho de que te usen como desahogo no está bien, aunque seas consciente de ello, porque te puede llegar a destruir. Es triste que mantengas relaciones esporádicas y constantes para sentirte, aunque sea sólo lo que dura el clímax, una persona amada y deseada. Para llegar a sentir dichas emociones solo hay que esperar a que aparezca la persona idónea. Que los momentos de complicidad, camaradería y ser libre y mostrarte tal y como eres no deberían de ser algo efímero, si no perenne. Que hay personas que condicionadas por su entorno más cercano no se acaban de mostrar tal y como son, por miedo a defraudar, sin pensar en lo que verdaderamente quieren. Que los complejos y los prejuicios son inútiles, solo aportan dolor y distanciamiento, retraimiento, soledad... hay que despojarse de ellos ya que no aportan nada bueno. Parejas que no pegan ni con cola a los ojos de los demás, pero que se complementan a la perfección, que el desamor nos puede dejar tan tocados que acabemos convirtiéndonos en carcasas vacías, sin rastro de la esencia que nos hacía únicos. Que somos instantes.... en definitiva, esta historia es una amalgama de sentimientos, frustraciones, pérdidas, esperanza y caos que te acaban tocando el alma. 

He llorado, he reído a carcajadas, he despotricado como una camionera, he suspirado, me he me indignado, y es que es lo que siempre digo, para que una historia me guste dame personajes con los que conecte y empatice desde el minuto cero y, por supuesto, provócame reacciones, sean las que sean y me habrás ganado como lectora para los restos. En este caso Neïra lo ha conseguido con creces. 

"Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero" es una historia coral en la que las risas están aseguradas, los sentimientos a flor de piel también, una historia de personas perfectamente imperfectas que se abren al lector sin ningún pudor, mostrándose tal como son. Una historia cruda, con pérdidas y ,a la vez, con una evolución en cuanto a madurez se refiere descomunal. Sin duda alguna os recomiendo su lectura. 

Me llamo Andrea Longarela, pero escribo y me muevo por las redes bajo el seudónimo de Neïra. Es la imagen tras la que me escondo y dejo salir mi parte más lunática y emocional, aunque detrás de ese disfraz soy una chica normal que tengo ataques de verborrea incontenible en mi zona de confort y que me pongo del color de los tomates cuando me sacan de ella. Me estrené con La lista de Olivia en abril de 2015 y le siguieron La lista de Mario, Fuimos un invierno, Fuiste mi verano, Valiente Vera, Pequeña Sara y Caótica Jimena. Tiempo después sigo con más ganas que nunca de crear nuevas historias.



    




(Disponible en todas las plataformas digitales, Casa del Libro, librerías y El Corte Inglés)


¡Pues hasta aquí mi opinión de hoy!
Espero que os haya gustado la entrada y si es así, por favor, comentad y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!





4 comentarios:

  1. En este caso no me llama la atención. Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya! Si que la pasaste fenomenal con este libro.¡Me alegro mucho! El libro no me llamo la atención.¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Que ganas tan enormes tengo de leer este libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola holaaaa, tiene buena pinta me lo apunto. Me encantan tus reseñas. Un besazo

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!