El Desván colabora con...

viernes, 29 de marzo de 2019

Mi opinión nº210 "Racer" (Saga Real 5) de Katy Evans.

Autoras: Katy Evans
Editorial: Principal de los Libros
Sello: Chic
Saga: Real 5
ISBN: 978-84-17333-37-9
Género: Erótico/Contemporáneo
Número de páginas: 328
«Dice que soy la mujer de su vida. Pero también que me romperá el corazón» Racer Tate es un piloto de Fórmula 1 sexy y misterioso. Y él es la última oportunidad para la escudería de la familia de Lana de continuar en competición. La joven tiene que acompañar a Racer para evitar que se meta en problemas y que se concentre en el campeonato, pero pronto las chispas saltarán entre la pareja y la pasión dará paso a un nuevo sentimiento sin límites.



¡Buenos días mis delicias! hoy el día va de entradas con opiniones sobre mis últimas lecturas. Vengo a daros a conocer mis impresiones sobre “Racer” (Saga Real 5) de Katy Evans. Quiero agradecer a Chic el envío del ejemplar para su lectura. ¡Muchas gracias! Y sin más demora… ¡Vamos allá!

Para los que habéis leído los libros que hay publicados de esta saga esta es la historia del hijo de la pareja de los tres primeros, es decir, de Remy y Brooke. Para los que no los hemos leído tampoco es que sea una exageración de spoiler ya que este es auto conclusivo e independiente al igual que el de “Canalla”. Espero poder leerme pronto la historia de Remy y Brooke, porque padre e hijo tienen algo en común y me come la curiosidad con el hecho de como lidiaba Remy con ello y, por ende, también Brooke

Pero no os enredo más y vamos a la opinión que me merece esta historia. Os hablaré de los protagonistas, personajes secundarios, pluma de la autora, mis impresiones y lo que creo que podéis encontrar en esta novela. 

Nuestros protagonistas son Racer y Lana

Lana: con veintidós años es la benjamina de la familia Heyworth. Tiene tres hermanos mayores que le pinchan y se meten con ella constantemente y un padre que la adora. Ella y su familia son de Ohio pero se trasladan a Australia para cumplir el sueño de su padre tras el abandono materno, crear una escudería de Fórmula 1. Al ser consciente de que están a punto de perder la escudería toma la decisión de encargarse ella misma de encontrar al mejor piloto para la próxima competición y así sacar a flote la escudería familiar, sobre todo por su padre que está delicado de salud. Es una persona comprensiva, tenaz y muy intuitiva y a pesar de que sus hermanos no la tengan muy en cuenta en el negocio familiar ella está más que dispuesta a demostrar que no solo es la chica de los recados y las relaciones públicas, sino que tiene iniciativa y puede ser igual o más de competente que ellos. A pesar de la reticencia de su familia se traslada a San Petersburgo (Florida) para ojear pilotos en el IndianCar. Allí conocerá a raíz de un pequeño altercado a Racer Tate, un temerario piloto de carreras ilegales que consigue exasperarle y atraerle a partes iguales. Considera que tiene potencial y lo convence para trabajar en la escudería. En su día sufrió una gran pérdida y no quiere volver a pasar por una situación similar, así que debe mantener a toda costa las distancias con Racer y a su vez vigilarlo, pero está en peligro su salud mental y el bien de la escudería por la atracción que alberga por él. 

Racer: es un chico que adora la adrenalina y la velocidad. Se dedica a lo que más le gusta y le llena que es conducir coches en carreras ilegales. Es arrogante, carismático, directo y con un lado oscuro que atrae. Está acostumbrado a conseguir siempre lo que quiere cuando quiere y al conocer a Lana tiene muy claro que la quiere a toda costa para él. Cuando le propone ser el piloto de la escudería no se lo piensa dos veces y acepta, el hecho de conducir coches de Fórmula 1 le excita tanto como conseguir a Lana y es una persona que nunca dice que no a un reto o desafío. Pero hay una parte de él que pocas personas conocen y no quiere que Lana sea una de ellas, no quiere hacerle sufrir ni destruirla de manera consciente o inconsciente. A pesar de saber que no es bueno para ella no puede evitar que le atraiga como la luz a las polillas, tiene un instinto protector hacia ella que desconocía, algo que le empuja a protegerla y cuidarla a todas horas. Pero debe intentar centrarse en la competición y ganar, ya no solo por su ego sino por verla feliz. 

La verdad es que los personajes principales me han encantado. He conseguido conectar y empatizar con ellos desde el principio. Son personajes con gancho, para nada lineales que consiguen mantenerte en vilo durante todo el desarrollo de la historia. Aparte, todos los personajes masculinos que crea la autora son muy intensos en todos los ámbitos y, en el caso de ellas, por decirlo de algún modo son como el equilibrio que ellos necesitan para aplacar esa intensidad, el instinto protector y territorial que los caracteriza, como si ellas fuesen un bálsamo. 

En cuanto a los personajes secundarios se refiere todos y cada uno de ellos son esenciales y muy necesarios, ya sea a nivel personal o profesional de ambos protagonistas. Durante el desarrollo de la historia el padre de Racer, Remy, será una pieza crucial durante una situación bastante impactante y delicada que vivirá su hijo. Podría daros a conocer a algunos pero me gustaría que lo hicierais vosotros si os animáis a leer esta novela. 

La pluma de la autora es cuidada, muy elaborada y con un lenguaje coloquial algo crudo y muy profundo, según lo requiera la situación. Los diálogos son fluidos al igual que la narración, la cual es constante con giros argumentales bastante destacables que te mantienen pendiente de qué va a suceder a continuación. Su lectura es tan fresca y continua que puedes perfectamente terminarlo en una tarde. El planteamiento, el nudo y el desenlace están muy bien estructurados e hilados, en sintonía, dejando el final completamente cerrado, sin cabos sueltos. 

Las escenas de pasión como en todas las anteriores novelas de la autora no son excesivas pero están descritas de manera intensa y explícita, ya sea el acto en sí como el vocabulario. Habrá gente que seguramente no le guste pero en el género erótico es algo normal, el hecho de ser explícitos en los detalles algo que a mí, como lectora asidua de erótica, me encanta. 

Es increíble a la par que encomiable lo muchísimo que se ha documentado la autora en lo que se refiere al sector automovilístico. Términos técnicos, conducción, aerodinámica, pilotos, competiciones, escuderías, ingeniería, peso automóvil/piloto y un montón de cosas más que seguro que me dejo. Pero os aseguro que ha sido impresionante sobre todo la manera tan ligera de dar a conocer todo lo que os acabo de enumerar sin recrearse en exceso haciéndolo de forma sutil para que podamos entenderlo sin saturarnos en ningún momento. 

La historia está narrada en primera persona por ambos protagonistas, dotándole de mayor capacidad para empatizar y conectar con ellos al contarnos lo que viven y sienten de primera mano. Como siempre os comento es algo que me apasiona, el conocer la perspectiva de los dos. Adoro las novelas que están narradas en primera persona sinceramente. 

El libro consta de 328 páginas, divididas (creo) en unos 48 capítulos de extensión media/corta y, digo “creo”, ya que no van enumerados. Dichos capítulos van encabezados con el nombre del protagonista que lo narra y frases o palabras ligadas a los capítulos (valga la redundancia). 

He de decir que me ha gustado mucho esta novela porque está llena de pasión, acción, momentos de tensión y momentos con mucha profundidad. Me ha encantado descubrir a dos personajes rotos emocionalmente por diferentes circunstancias que han vivido y viven y el hecho de que sean la cura y el bálsamo el uno del otro, las segundas oportunidades, el valor y el arrojo para luchar contra cualquier adversidad que pueda surgir y nunca darse por vencido. 


“Racer” es una historia llena de velocidad y adrenalina, de atracción y pasión a raudales, pero sobre todo de muchas emociones. Lana y Racer han sabido conquistarme con su intensa historia. Es una novela fresca y adictiva que te engancha desde la primera página y te deja un muy buen sabor de boca. Yo os recomiendo sin duda alguna su lectura pero claro está que sois vosotros los que decidís si es así o no. 

Katy Evans creció entre libros y fantasías hasta que encontró un novio sexy de carne y hueso con el que vivir. Está casada y le gusta leer, pasear y cocinar, aunque se entrega por completo a sus personajes hasta que teclea FIN. Con los libros de la saga REAL llegó a las listas de más vendidos de Estados Unidos. Real, Mía, Remy y Canalla son las cuatro primeras entregas de esta serie.



        





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!






3 comentarios:

  1. Muchas gracias por la reseña y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    No me suena la saga pero si el libro, aunque no creo que lo lea, no me llama mucho y ahora mismo ponerme con otra saga, como que me da un poco de pereza. Tal vez mas adelante si lo lea, pero ahora mismo, no.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. Por ahora lo dejo pasar que no me termina de llamar.

    Saludos

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!