El Desván colabora con...

martes, 3 de septiembre de 2019

Mi opinión nº219 "Un chico cualquiera: Aprendiz de Gigoló" de Sibila Freijo.

¡Buenas tardes mis delicias!
Esta tarde os traigo mi opinión sobre...
"Un chico cualquiera: Aprendiz de Gigoló"
de Sibila Freijo.
Quiero agradecer a Vergara el envío del ejemplar para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: Sibila Freijo
Editorial: Penguin Random House
Sello: Vergara
ISBN: 978-84-17664-37-4
Género: Romántico/Erótico/Contemporáneo
Número de páginas: 384
¿Dejarías tu carrera en como directiva en una empresa de cosmética de lujo para poner en marcha una agencia de gigolós de alto estanding? ¿Qué pasaría si fueras socorrista en una piscina de una urbanización y te propusieran cambiar de vida para convertirte en el gigoló más solicitado de la ciudad? Raquel es una guapa cuarentañera con una vida estable y acomodada y un trabajo estupendo. Todo va sobre ruedas hasta que un día, su marido decide abandonarla y su mundo parece desmoronarse de repente. Perdida y a punto de tocar fondo, el destino hace que se encuentre con Maxi, el sexy y encantador socorrista de su piscina. Maxi es un chico de barrio, monitor en un gimnasio de boxeo, con su novia de siempre y una vida sencilla y tranquila. Entonces conoce a Raquel, «una niña pija» que le abrirá de golpe la puerta a una nueva y excitante vida que jamás pudo imaginar: la de los acompañantes de lujo. ¿y si el sexo por dinero no fuera más que una excusa para encontrar el amor verdadero?

La verdad es que de Sibila no había leído nada hasta el momento y os aseguro que me arrepiento horrores. No sé cómo serán sus anteriores novelas pero os prometo que ésta la he disfrutado como una enana de principio a fin y, evidentemente, estoy deseando leer la continuación porque ojiplática me hallo y, para qué negarlo, con el ansia viva en modo ON continuo. Pero voy a dejar de enrollarme y a dar comienzo con mi opinión. Os hablaré de los personajes principales, secundarios, pluma de la autora y lo que creo que podéis encontrar en esta novela. 

Si os parece bien os voy a dar a conocer a nuestros protagonistas que son Raquel y Maxi

Raquel: una mujer de cuarenta años que lo ha tenido todo y al final ha acabado tocando fondo. Un año antes era una exitosa ejecutiva en una empresa de cosméticos de renombre, tenía el marido perfecto y una vida en la que se podía permitir cualquier lujo. Hasta que en un abrir y cerrar de ojos desaparece su marido que la deja por otra, la despiden del trabajo y el dinero acabas esfumándose. Desde entonces pasa los días metida en Tinder buscando encuentros esporádicos con un único fin, sexo, y el resto del tiempo se lo pasa auto compadeciéndose y entrando en una espiral de autodestrucción. En la despedida de soltera de una amiga sin que Raquel lo sepa, las demás contratan los servicios de un gigoló para la novia. Cuando su amiga le cuenta su experiencia con el gigoló en todos los aspectos y con todo lujo de detalles queda fascinada y ella también solicita un servicio. Después de la experiencia en su cabeza empieza a urdirse una idea, lo que la lleva a tomar una decisión y poner en marcha un plan… crear una agencia de acompañantes de lujo, pero no una cualquiera, sino la mejor de Madrid. En la piscina comunitaria de su urbanización conocerá a Maxi, el socorrista. Un chico de barrio con coleta, musculado y lleno de tatuajes que, a pesar de no ser para nada su tipo, desprende una energía especial por su forma de ser y un atractivo natural sin igual. Después de tratar con él durante un tiempo y conocer su vida y su precaria situación económica, le plantea ser uno de los chicos de la agencia que va a crear. Raquel tiene muy claro que los negocios no deben mezclarse con el placer pero con Maxi le resulta directamente una quimera ya que tiene novia. Pero no sólo eso le frena ya que a pesar de ser una mujer fuerte e inteligente, estratega y ambiciosa, también tiene muchas inseguridades y miedos. Su intención es que su gigoló de barrio, su chico favorito, se convierta en el mejor y más conocido gigoló (valga la redundancia) de todo Madrid. 

Máximo: aunque todos sus amigos y familiares le llaman Maxi. Es un chico de barrio que vive con sus padres y trabaja como entrenador de boxeo en un gimnasio y está colado por su chica Isa con la que lleva casi media vida. En verano le ofrecen, a través de un colega, trabajar de socorrista en la piscina de una urbanización de postín. Suele aceptar todos los trabajos que le ofrecen ya que uno de sus padres está muy delicado de salud y necesita ayuda constante y además quiere irse a vivir con Isa, dar el siguiente paso. Un día aparece una rubia pija y delgada que, a pesar de no ser su tipo, le llama la atención, algo que le sorprende ya que a él le atraen las morenas y con curvas. Irán entablando conversación y Maxi se abrirá a ella sobre sus problemas económicos y los motivos por los que necesita ganar todo el dinero que pueda. Cuando Raquel le propone ser gigoló en la agencia que va a crear lo primero que piensa es que se ha vuelto loca perdida. Le extraña que con lo reservada y suya que es la pija le haga semejante proposición, pero necesita el dinero y sopesando los pros y los contras y teniendo en cuenta todos los problemas que le puede acarrear, sobre todo con Isa, el convertirse en chico de compañía decide aceptar. Maxi es un chico atento, divertido, empático, con una pinta de macarrilla y de travieso que fascina, un gran corazón y es una persona muy noble que se embarcará en un mundo completamente desconocido para él, pero que logrará que su vida de un giro de 180 grados tanto a nivel personal como profesional. El roce hace el cariño y empezará a mirar a Raquel con otros ojos, a tener otro concepto de ella. Además de percatarse de lo fría y hermética que aparenta ser, conseguirá ver más allá, lo insegura que es y lo sola que está y eso hará que quiera acercarse más a ella. 

Los personajes principales han conseguido ganarme por goleada. Son fascinantes, atrayentes, cautivadores, divertidos, temperamentales y apasionados pero sobre todo son naturales y tienen ese toque vulnerable que tanto me fascina. Son personajes de mucho peso, en absoluto planos, que aportan a la historia vitalidad y mucha energía desde el minuto uno. He conseguido conectar y empatizar con ambos desde el principio y os aseguro que pocas veces me suele suceder. 

Respecto a los personajes secundarios debo decir que son abundantes y de lo más variopintos. Todos y cada uno de ellos son indispensables y esenciales para el desarrollo de la historia, no hay ni uno solo que no me haya llamado la atención ni me haya enganchado porque, muchos de ellos, son responsables de la evolución de Maxi en lo que respecta a su nuevo trabajo y otros cambiarán la vida y la mentalidad de Raquel tanto para bien como para mal. A lo que voy, todos me han sumado a lo largo de la historia. 

La pluma de la autora es sencilla y de lenguaje coloquial pero reflexiva en lo que respecta a Maxi, en cambio con Raquel es más elaborada e igual de reflexiva que la de él. Aparte es fluida, fresca, dinámica y constante. Los diálogos son abundantes al igual que la narración, consiguiendo alcanzar un equilibrio fantástico. Los giros argumentales son constantes y reveladores, consiguiendo mantenerte en vilo y bastante ansiosa por saber qué sucederá después, algo que en una historia me motiva mucho. 

Hay una cosa que a mí particularmente me pone de los nervios y es el hecho de que se ponga el artículo delante del nombre propio, es decir, la Isa, la Yoli, la Jenny… pero es que hasta eso me gusta porque es muy de Maxi y la autora lo hace con tanta gracia y desparpajo que ni siquiera lo llegas a tener en cuenta ya que consigue que te resulte algo normal y cotidiano. 

El planteamiento, el nudo y el desenlace están muy bien desarrollados y estructurados. Cierto es que el libro no es auto conclusivo porque hay continuación, pero a pesar de que el final queda abierto sí que es verdad que la autora lo plasma con un momento muy esperado, cosa que a mí me ha dejado con un muy buen sabor de boca, aunque eso no quiere decir que esté en modo ansia viva ON por conocer la continuación, la verdad sea dicha. 

Las escenas de pasión son abundantes y descritas de manera explícita incluso utilizando lenguaje soez. Pero es lo que tiene el género erótico que llama a cada cosa por su nombre, y a mí eso me gusta porque es uno de mis géneros favoritos y no me escandalizo con facilidad. 

Tengo una curiosidad enorme y malsana por saber cómo ha conseguido documentarse la autora en todo lo referente a las agencias de gigolós y a la información que recaba sobre ellos, es decir, cómo es la primera toma de contacto, cómo calcular el tiempo, cuál debe de ser su actitud con cada clienta, los honorarios que cobran dependiendo de las horas que dura el servicio, etc. También me ha sorprendido enormemente todo lo referente al marketing, las diversas maneras de dar a conocer la agencia, las estrategias empresariales y publicitarias para conseguir una cartera de clientas, crear los perfiles de cada chico… en fin ¡qué barbaridad! alucinada me hallo… ¿Habrá hablado con alguien? me pregunto yo… 

El libro consta de 384 páginas, divididas en 61 capítulos de extensión corta. Carece de epílogo ya que hay continuación, algo que hizo que me subiera por las paredes al leer al final de la página “Continuará”. Aunque he de decir que el capítulo acaba bastante bien porque es un momento que deseaba con ardor. También contiene a modo de prólogo uno de los servicios de Maxi en el que te partes de la risa sin remedio y después la historia se narra un año y cuatro meses antes de todo lo que se acontece. Los capítulos van encabezados con su correspondiente número y, en ocasiones, por el nombre del personaje al que va dirigido y, en otras, frases o palabras que están asociadas de forma directa con el capítulo en sí. 



La historia está narrada por una voz en off y nos da a conocer la vida y peripecias de nuestros protagonistas, ya sea juntos o por separado, incluso de Isa, la novia de Maxi. Me ha encantado porque es muy original y es como si estuvieses espiando tras una cortina todo lo que les sucede, tipo voyeur, que tiene su lado excitante. 

¿Mis impresiones? 
Esta novela me ha encantado y la he disfrutado como una auténtica enana. Además me pilló en un momento de bajón y necesitaba una lectura fresquita, liviana y sobre todo que, a pesar de tener su lado dramático en ocasiones, consiguiera hacerme reír y con esta historia me he partido de la risa hasta que se me han llegado a saltar las lágrimas, así que por la parte que me toca le doy las gracias a la autora. He disfrutado y me he tronchado a partes iguales con, por ejemplo, el momento Tata y la empanada, con la mayoría de los servicios de Maxi que a cual más pintoresco, con los cursos acelerados de los chicos para conseguir aprender a ser gigolós, el guru de la seducción que es la caña, los estilistas, con Tobías y su clase de buenos modales, con Rita y sus talleres de sexo y erotismo, con la clase de cómo comportarse en la mesa… y entre toda esta locura el pobre Maxi que no da crédito a lo que ve. Me he emocionado y encogido por lo frágil que es Raquel de puertas para adentro, de su soledad, de la necesidad que tiene de ser querida y apreciada, valorada y tratada como una reina, como la persona más importante y especial sobre la faz de la tierra… al igual que sus clientas. Por el daño que le provocan, cómo se aprovechan de ella, por cómo toca fondo hasta el punto de sentirse perdida por sus remordimientos, por sus sentimientos encontrados que ella misma se niega, con el cariño que le tiene a la Tata, con las segundas oportunidades que no hay que desaprovechar y con sus miedos e inquietudes. Lo mismo que siente Maxi con las mentiras que se ve obligado a contar para poder ayudar a su familia y hacer feliz a su novia, quien también comete sus propios errores ya sea por celos o incredulidad, por los mismos sentimientos encontrados que acechan a Raquel y que le harán replantearse su futuro, por sus obligaciones ya que es un hombre de palabra y responsable, con una cama y dos enfermos dónde unas miradas pueden valer más que mil palabras. También me he cabreado como una mona por las traiciones que sufre Raquel por parte de gente sin escrúpulos que con tal de hacer daño, ya sea por envidia o venganza, son capaces de hacer cualquier cosa, por el puñetero karma, por los fracasos y los desengaños y así podría estar hasta mañana porque hay mucha tela que cortar, os lo aseguro. 


Por norma general siempre suelo poner un pequeño resumen de lo que me ha parecido la novela, pero si habéis leído todas y cada una de mis impresiones creo que hoy no es necesario. Eso así, os recomiendo encarecidamente su lectura porque de verdad que vale la pena. En mi caso esta novela se ha convertido en una de mis lecturas Top del 2019. 

Sibila Freijo (A Coruña 1972) es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Lleva veinte años desarrollando su carrera profesional en el ámbito del periodismo digital, como directora de las webs de varias revistas sobre estilo de vida. Desde hace años escribe bajo el seudónimo de Carlota Valdés en el blog de humor Sexo en Chamberí (www.sexoenchamberi.com) En 2017 publicó sus dos primeras novelas eróticas con Ediciones B: “Lo que no sabía de mí” y “Lo que descubrí de ti”. Actualmente alterna la escritura con su trabajo como directora de una revista digital.



    




¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!